Image default

De la “turbulencia” a la tormenta perfecta

Los economistas Alfie, Kestelboim y Buteler hilaron razones del temporal económico que se abate sobre la Argentina. El factor turco, mala praxis y bomba financiera.

Martín Alfie: “Entramos en la semana más complicada”

Me parece que entramos en la semana más complicada en lo económico. Porque, a diferencia de los episodios previos de esta corrida, el margen es más chico.

Hay algunas herramientas vedadas por el FMI (ej. vender reservas o dólar futuro). Por ende, hay límites a la intervención. Hay algunas herramientas que ya no cumplen efecto. Por ejemplo, subir tasa de interés es cada vez menos efectivo (y costoso).

No se puede seguir reduciendo la cantidad de dólares que pueden tener los bancos (cosa que se hizo). No se puede aumentar mucho más encajes. Hay cada vez menos “shocks de confianza” disponibles. Por ejemplo, cambiar presidente del BCRA. Una vez, puede ser buena señal. Dos veces en un mes, una señal muy preocupante.

Además, todo shock de confianza puede ser malinterpretado por el mercado y ser un tiro por la culata. No hay mucho “dinero fresco” en el mundo que genere una nueva fuente como fue el FMI. Justamente porque el FMI es prestamista de última instancia.

Podrán aparecer REPOs con Bancos privados, o swaps con algún país (ej. China). Pero su cuantía, costo y disponibilidad es menor.

Mariano Kestelboim: Un modelo frágil

¿La crisis turca impulsó la suba del dólar? Sí.
¿Fue el principal factor? No.
En otros países, las subas fueron muchos más moderadas. Es que el modelo local es mucho más frágil.

Es común que, en ciertos momentos, se produzcan shocks internacionales con impacto negativo en la región. Es muy difícil escapar a eso. El problema acá es haber eliminado las regulaciones para poder moderar esos efectos y haber aplicado un modelo que recrudeció la dependencia externa.

Tomaron deuda, en dólares, por USD 101.329 M (en 11 años de la Convertibilidad se había emitido USD 80.972 M). Y la economía corre alto riesgo de sufrir un estallido y la durísima recesión ya es un hecho. Es imperdonable.

Dujovne y Caputo se alternan el timón de un barco a la deriva.

Christian Buteler: “Una bomba no se desarma mientras explota”

Han pasado de negar el riesgo de la bomba de las lebacs a querer desarmar la misma en medio de una corrida.

Una bomba no se desarma mientras explota, el momento de desarmar la misma era el año pasado, con un mercado estable y tasas bajando.

Tomar deuda en dólares para cancelar otra en pesos no parece algo muy inteligente.

Igual hace rato que no hacen algo inteligente.

En twitter: @cbuteler
Analista financiero, Inversor e hincha de River. Interesado en economía, mercados, historia y politica.

Fuente: Revista Zoom