Image default

Daniel Arroyo: “Hay política económica pero no política social”

Daniel Arroyo, ex Ministerio de Desarrollo Social, se refirió a los primeros 100 días del gobierno de Mauricio Macri, sobre los que dijo “No se controla la inflación sin intervención del Estado”

Arroyo expresó que “Mi sensación es que hay política económica, pero no política social, sobre todo en los dos temas más críticos, que son empleo e inflación. En los últimos seis meses, empeoró la situación social, producto de tres cosas. Primero, el aumento del precio de los alimentos. Segundo, el parate de la construcción, lo que implica que muchas familias dejen de hacer changas, que a veces complementan sus ingresos. Y por último la caída del empleo público y privado”.

Puntualmente sobre la situación económica y las mentadas inversiones que anuncia el gobierno nacional tras el acuerdo con los holdouts, el referente massista sostuvo que “si se logrará traer un flujo importante de inversiones, probablemente esas inversiones tengan que ver con la actividad primaria y no con aquellas que generan empleo como son la construcción, el sector textil, el metalmecánico. Sin intervención del Estado no se genera desarrollo, no se reduce la inflación ni se genera empleo en Argentina”.

Arroyo enumero las claves para superar las pobrezas. “Hay cuatro cuestiones. Una es el crédito. Hace falta un sistema de crédito masivo a no más del 5% anual, generado por el estado, para compra de máquinas y herramientas, para el plomero, el gasista o el carpintero. El problema llega a tal punto que en los barrios el que vende droga, que es el que tiene billetes, es el que termina dando crédito. Segundo, hay que promover cadenas productivas, poniendo el eje en el desarrollo local. Dentro de ello, el núcleo clave es la situación de 1.500.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Hay que generar un derecho al primer empleo. Que una empresa que toma a un joven durante dos años tenga el 55% del salario mínimo cubierto. La tercera es un gran plan de vivienda. La vivienda no es sólo cuestión de derechos, sino que implica empleo. Por último, es necesario un tándem entre empleo y planes, de tal manera que quien consigue trabajo mantenga por dos años el plan, generando un empalme”.