Image default

Cruzó el semáforo en rojo, mató a una joven y huyó

Una adolescente murió atropellada por un auto que escapó, cuando cruzaba la avenida con su novio en la madrugada del domingo.

El hecho ocurrió en el cruce de avenida Scalabrini Ortiz y la calle Vera, en el mencionado barrio de la Capital Federal. Fuentes policiales informaron a Télam que efectivos de la comisaría 27ma. fueron alertados debido a que una joven había sido arrollada por un auto.

Al llegar al lugar, el personal constató que la víctima, identificada como Martina Camila Miranda (16), estaba boca arriba y gravemente herida, por lo que llamaron de urgencia al Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME).

Según las fuentes, los médicos confirmaron que la chica estaba muerta como consecuencia de las lesiones sufridas.

Cámaras de seguridad

Al respecto, los investigadores relevaron la zona en busca de cámaras de seguridad que pudieran haber captado el momento del impacto.

En ese sentido, la Policía determinó que posiblemente se haya tratado de un Chevrolet Corsa gris de cuatro puertas, dijeron las fuentes.

Martín, un amigo de la familia, contó a la agencia Télam que Martina regresaba del cine y de “tomar algo” con su novio en el barrio de Palermo.

“Cruzando la avenida Scalabrini Ortiz, a la altura de la calle Vera, se pone el semáforo en verde para el peatón y ella iba un metro más adelante cuando viene un auto que la atropelló en el carril del medio y se escapó”, dijo el hombre, quien agregó que quien conducía “no frenó en absoluto”.

De acuerdo a su testimonio, la cámara de un quiosco registró el auto que iba desde avenida Corrientes hacia Córdoba pero no con la suficiente precisión para establecer su patente.

Búsqueda de testigos

“No sabemos si hay testigos, si alguien sabe de algo que se acerque a una comisaría o que hable con las Madres del Dolor. Martina era un ángel, era la única hija, necesitamos que se haga Justicia y pueda descansar en paz”, concluyó el familiar.

Por su parte, Oscar, padre de la adolescente, aseguró a la prensa que “ellos cruzaron bien, vieron el auto venir y pensaron que iba a parar y no paró”.

“Me mató a mi bebé, la única hija que tenía, la madre está destrozada”, dijo llorando el hombre que trabaja como encargado de un edificio en la calle Camargo al 200, casi esquina Julián Álvarez, a cinco cuadras del lugar donde ocurrió el siniestro.

El hecho es investigado por el fiscal de instrucción 48 Eduardo Rosende, secretaría de Guillermo María Rosasco.