Image default

Cristina propuso una “auditoría” de la obra pública de su gestión

En el primer reportaje desde que dejó su cargo, la ex presidenta aseguró que es “perseguida”. Dijo que “no” quiere que “le vaya mal” al gobierno de Macri porque así “le va mal a la gente”.

“Yo alquilo inmuebles”. “Antes de que Néstor fuera intendente teníamos más de 20 propiedades”. “Nosotros alquilamos el inmueble, me parece absurdo cuando hablamos de contratos millonarios en la obra pública”. “¿Se puede pensar que alguien va a hacer maniobras de corrupción a través de alquileres de uno, dos, tres inmuebles, con cifras irrisorias?”. “El Presidente le está alquilando su casa al titular de la AFI, que maneja fondos reservados”. Cristina Kirchner se refirió de esa manera a las relaciones comerciales con Lázaro Báez y Cristóbal López, por las que es investigada por la Justicia para determinar si el pago de alquileres de inmuebles y habitaciones de hoteles constituían retornos de esos empresarios contratistas del Estado.

“No siento que sea perseguida, lo soy”, insistió la ex presidenta en una entrevista con Roberto Navarro, en el programa Economía Política de C5N, en la que pidió una auditoría a la obra pública de su gobierno. “Para dejar claramente establecido qué fue lo que pasó y si hubo sobreprecios”, aseguró. Como cuando apuntó contra Mauricio Macri por el alquiler de una de sus propiedades a Gustavo Arribas, titular de la AFI, la ex mandataria buscó repartir culpas a distintos dirigentes y empresarios: “Me cuesta creer que quien toda la vida ha pertenecido a una empresa pueda desprenderse de sus intereses. Si a mí el solo hecho de conocerlo me coloca en una situación sospechosa… ¿qué me puede parecer a mí que alguien que define políticas energéticas en el país sea accionista en una empresa?”

La ex presidenta regresó a Buenos Aires luego de dos meses y medio de reclusión en Santa Cruz y tres días después de que la Justicia allanara propiedades de la familia Kirchner. Investigada por el juez Claudio Bonadio por presunto enriquecimiento ilícito, cohecho y adulteración de documentos públicos, esta semana tendrá que presentarse ante el mismo magistrado para notificarse por la causa de dólar futuro, en la que fue procesada. En la entrevista respondió sobre la posibilidad de ir presa: “Son los riesgos que toma quien ha tomado decisiones. Haber decidido recuperar YPF, las AFJP, paritarias libres para los trabajadores, los juicios a quienes cometieron genocidio en la dictadura, ¿creés que todo eso no tiene un precio? Si no tocás ningún interés, no te pasa nada”.

Sobre la detención de José López, volvió a apuntar contra los empresarios: “Lo comparé con una trompada en el mentón. La casa pertenecía aparentemente a una empresa que decían que había hecho emprendimientos de Procrear. Todas estas cosas ameritan una claridad absoluta sobre qué pasó”.

Entre sus definiciones cuestionó al gobierno de Macri y dejó su mirada sobre el rol de la oposición:

“Los nuevos pobres y la situación de la sociedad es producto de las políticas que se han venido aplicando. De la transferencia a sectores concentrados de la economía, al sector financiero. Ha bajado el nivel de calidad de vida de la mayoría de los argentinos”.

“Yo veo a la gente triste. No pensé que el deterioro podía darse de esta manera, tan rápido. El tarifazo ha sido monstruoso”.

“La gente no va a poder pagar la luz y el gas. Si la factura te sale la mitad del salario, el precio del gas es muy alto o el salario es muy bajo”.

“Creo que hay un rol que tiene que cumplir la oposición en el parlamento. El gobierno tiene que durar cuatro años, y la oposición tiene que cumplir su rol. A la oposición le faltan ideas”.

Como en su anterior paso por Buenos Aires -en abril, para comparecer ante Bonadio-, la ex jefa de Estado buscará aprovecharlo para volver por unos días a la escena política y para estar mañana en el cumpleaños de su hija Florencia: “Tengo vida personal, tengo una hija que vive en Buenos Aires y cumple años. Vine por cuestiones políticas, a hablar con dirigentes y compañeros, y a tener una impresión de primera mano de lo social”.

Dirigentes de La Cámpora expresaron sus expectativas de que Cristina permanezca en Buenos Aires. “Va a recorrer el país”, lanzaron en la agrupación cuyos militantes la recibieron sábado bajo la lluvia en Aeroparque y se congregaron ayer en la puerta de su departamento de Recoleta. Cristina relativizó asumir un rol preponderante: “El 9 de diciembre cuando me despedí fui muy clara: nadie debe esperar mesías ni salvadores. Las cosas no se dan en política porque uno las apure, son construcciones colectivas. La sociedad debe empoderarse y hacer valer sus derechos”.