Image default

Cristina culpó a Scioli y Randazzo por la derrota electoral del kirchnerismo

Logró asistencia casi perfecta. Sorprendió con un tono conciliador. Sólo fue dura con los que abandonaron el FpV.

Cristina Kirchner consiguió casi quórum perfecto entre los intendentes bonaerenses, luego que durante horas varios de ellos amenazaran con faltazos masivos que finalmente no se produjeron. Sobre un total de 55 intendentes en la provincia de Buenos Aires, 51 dijeron presente en las oficinas del Instituto Patria y sólo dos se ausentaron por decisión política: Mario Ishii, Gabriel Katopodis y Alejandro Granados.

La ex presidenta planteó la necesidad de conformar el Frente Ciudadano, que sería la plataforma de lanzamiento para competir con una opción diferente a la del Partido Justicialista, donde la agrupación “La Cámpora” quedó afuera de la conducción que quedará consagrada si no hay ningún fallo judicial el 8 de mayo.

La mayoría de los intendentes se retiró sin hacer declaraciones y uno de los pocos que enfrentó a la prensa fue el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez, quien dijo que la reunión “fue buena”, aclaró que el Frente Ciudadano “no busca reemplazar al justicialismo” y señaló además que mantendrá una buena relación con el gobierno de María Eugenia Vidal.

La postura de varios intendentes de optar por el silencio o de hablar en “off” responde a que “solo vinieron a escuchar”, mostrando a las claras que aún está lejos de definirse el nivel de compromiso de los jefes comunales con el futuro político de la ex presidenta.

Desde el entorno de Cristina Kirchner se afirmó, en cambio, que la reunión fue “muy buena” porque hubo “diálogo e intercambio” entre la ex jefa de Estado y los intendentes.

Pero fiel a si misma, enseguida repartió culpas: Habló de los problemas en la “campaña de los candidatos”, un dardo para Daniel Scioli; y de “los que se bajaron y no quisieron ser candidatos”, en alusión a Florencio Randazzo. “La autocrítica de Cristina dio para un 30 por ciento”, bromeaba un alcalde.

Luego, para finalizar, pidió “defendamos a Julio y Axel”, y no hizo ninguna referencia a las causas que acumula.