Image default

Crianza transgénero: la historia del padre trans que amamanta a sus bebés

Una mujer canadiense de 31 años que decidió convertirse en hombre a través de un tratamiento hormonal, tuvo dos hijos por parto natural y decidió alimentarlos con su propia leche ya siendo Trévor. Cómo lo logró.

Mucho se ha escrito y dicho sobre la importancia de la lactancia materna en la crianza de los niños y de lo irremplazable que resultan tanto la leche humana, como el vínculo que se genera en el momento en que un bebé se alimenta.

Ahora, ¿qué pasa si quien amamanta al pequeño es el padre en lugar de la madre? ¿Por qué una pareja trans debería renunciar a esa unión con sus hijos? ¿Un hijo de padres transgénero tiene menos derecho a recibir alimentación de la mejor calidad durante sus primeros meses de vida?

Preguntas todas propias de los tiempos que corren, surgidas de los “nuevos tipos” de parentalidad.

Frente a todos esos interrogantes, Trevor MacDonald no tuvo dudas. Si bien él nació mujer pero al sentirse hombre decidió cambiarse de nombre de forma legal y tomar hormonas para tener apariencia masculina, este canadiense de 31 años nunca sintió la necesidad de someterse a la extirpación de su útero y fue debido a eso que pudo tener dos hijos de forma natural con su pareja Ian.

Así es que luego de dar a luz a los pequeños, el joven quiso ir más allá, y se propuso no renunciar a la unión con sus pequeños que implica la lactancia.

Ocurrió que si bien para él era algo rutinario darle el pecho a su bebé, las miradas y “condenas” sociales, que muchas veces lo llevaron a ocultarse para satisfacer la demanda de sus hijos, lo impulsaron a hacer algo para ayudar a la comunidad transgénero.

Según contó MacDonald en una entrevista con The Guardian, durante una cena con su pareja en un restaurante, uno de sus bebés empezó a llorar reclamando alimento. Acostumbrado a las miradas de desaprobación cuando amamantaba a sus hijos en público, decidió “resguardarse” en el baño de hombres para dar de mamar al niño. Así y todo, escondido, sintió la extrañeza y desapruebo de clientes y camareros.

“Me sentí presionado a ocultarme en los baños debido a la supuesta ‘mala educación’ de alimentar a un bebé con mi cuerpo. También me han dicho que mi cuerpo y el género no se ajustaban a utilizar los baños como el resto de hombres”, relató.

MacDonald comenzó con un blog y escribió un libro para aportar su granito de arena a un debate más inclusivo  (Facebook – Trevor MacDonald)

Fue esa situación la que lo llevó a alzar la voz y hacer algo por todos los que, como él, sufren a diario con situaciones tan cotidianas como esa. Y comenzó a volcar sus vivencias en un blog, Milk Junkies (adictos a la leche), donde cuenta sus vivencias de padre transgénero.

El hecho de que amamantara a sus hijos fue lo que, desde el primer momento, más llamó la atención de sus lectores. Es que pese a haberse sometido años atrás a la cirugía de tórax, el joven se las ingenia utilizando una combinación de su propia leche con otra donada, que coloca en una mamadera y da a los pequeños a través de una sonda, tal como se alimenta a los bebés prematuros o los hijos cuyas mamás no producen la leche suficiente. De ese modo se puede colocar al niño en una posición natural en la que succiona del pezón y de la sonda.

El blog comenzó a crecer en la comunidad transgénero y recibir cada día más consultas de lectores que querían saber más sobre la experiencia y cómo hacer frente a las críticas de la sociedad.

Así, MacDonald se atrevió a dar un paso más allá y empezó a trabajar con un equipo de investigación del Instituto Canadiense de Investigación en Salud para diseñar y producir una serie de trabajos, que resultaron en lo que fuera su primer libro, ¿Dónde está la madre? Historias del papá transgénero.

Con la publicación, el joven quiere aportar su granito de arena en defensa de los derechos de los transexuales y transgéneros y trata de animar a todos aquellos en su misma situación a que no tengan reparos en expresarse en libertad.

“Yo sólo quería ser una buena persona trans normal y aceptable”, aseguró en la entrevista el joven que, sin querer queriendo, revolucionó el debate cada día más presente en los Estados Unidos con las recientes polémicas de las leyes de los baños.