Image default

Crespo reveló que no volvió a River porque Passarella le pidió plata

l exdelantero de River aseguró que habló con el expresidente con la idea de volver, pero que en cambio se encontró con un insólito pedido de dinero. Aseguró que quiso volver y dialogó con Almeyda para hacerlo, aunque la “propuesta” de Passarella desechó la posibilidad.

Hernán Crespo dejó River en 1996, con la Copa Libertadores bajo el brazo, y nunca más volvió. Tuvo una carrera de lujo en Europa, con pasos por Parma, Lazio, Inter, Chelsea, Milan y Genoa, actuaciones destacadas en la selección argentina y hasta el debut como entrenador el año pasado en Módena, equipo que milita en la segunda división de la liga italiana. Pero, a pesar de distintos rumores durante varios momentos de su carrera, la vuelta al club que lo vio nacer nunca se produjo.

En una entrevista con el Diario Olé, el ex delantero contó detalles del frustrado regreso al Millonario, en medio de la pelea por el descenso en la temporada 2010/2011. “Yo terminé mi contrato con el Parma y River estaba jodido, no se sabía si iba a descender o no. Desde el Parma me ofrecieron renovar, pero yo no quise en el momento. Quería ver qué pasaba con River. Entonces, viajé a Argentina. Hablé con Matías Almeyda, que aún era jugador, y me dijo que vaya directamente al entrenamiento a charlar con ellos. Empezamos a buscar casa para vivir y un colegio para las nenas en Argentina. Daniel Passarella no me llamaba y yo pensé: ‘Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma’. Hablaban en los medios, pero nadie me llamaba por teléfono”..

“Fui al entrenamiento de River. Me encontré con Jota Jota López, Lamela, con todos y nos quedamos hablando ahí. Le pregunté a alguno de los utileros si estaba Passarella y me dijo que no. Un utilero me prestó el teléfono y lo llamé en el momento. Le conté que estaba ahí y que quería hablar con él. Me dijo que lo espere, que ya nos ibamos a juntar porque era un momento complicado para él. Yo tenía diez días en Argentina. Me pidió mi número y me dijo que me iba a llamar. Se lo pasé y quedamos en eso”, agregó el ex delantero.

“Me fui del entrenamiento y llamé a mi mujer, que me dijo que estaba en el Patio Bullrich con las nenas. Fui a comer ahí con ellas y mirá lo que es la vida: en la mesa de al lado estaba Passarella. El justo se reunía con alguien ahí y yo fui a saludarlo. Me dijo: ‘Quiero hablar con vos’. Yo, por supuesto, le dije que había vuelto al país para eso. Y ahí llegó la frase. Me dijo: ‘Escuchame, ¿no tenés 300 lucas? Necesito para el fideicomiso y para otras cosas’. Yo lo miré y no lo podía creer. Me quería morir. Quería hablar con él para volver a River y me vino con esto”, detalló Crespo, que luego volvió a Italia y jugó en Parma hasta su retiro en 2012.

“Yo ahí le dije ‘Mirá, Daniel. Si es para comprar jugadores, te puedo dar alguna mano desde Italia. Arreglar algún encuentro con alguien. Ya está, gracias. Chau’. Yo hoy lo puedo contar, pero en ese momento no podía hacerlo porque si yo lo decía, lo estábamos velando a Daniel. Fue un dolor horrible. Volví a Italia y le dije al presidente del Parma que no tenía ganas de jugar. Me pidió una mano, que estuviera un tiempo más en el plantel. Firmé por un año y a los seis meses me retiré. Quedó como que yo no quise volver a River, pero eso no es verdad”, concluyó.