Image default

Crece el malestar de Inter con Wanda Nara: la respuesta de Javier Zanetti

El dirigente argentino del “Neroazzurro” criticó la actitud de la esposa y representante de Mauro Icardi. “Hay que respetar los roles”, sostuvo

Se acabó la paz en Inter de Milán y el motivo es la negociación que rodea la renovación del contrato de Mauro Icardi, goleador y capitán del equipo. En el medio hay varios actores conocidos por todos los argentinos: Wanda Nara, esposa y representante del futbolista argentino, y Javier “Pupi” Zanetti, dirigente del club milanés.
Las últimas declaraciones de Wanda Nara no fueron bien vistas entre los mandatarios del neroazzurro.
La esposa y representante del futbolista sostuvo que rechazaron durante el mercado de pases anterior una importante oferta de Juventus para que el delantero “sea el compañero de ataque de Cristiano Ronaldo”.
El primero en salir al cruce de la mediática pareja de Icardi fue el directivo Piero Ausilio, quien afirmó que a él no le gustaba “hacer tanto teatro en las redes sociales”. Además sostuvo que el club ya presentó una oferta hace dos meses y que “Mauro no la aceptó”.
Tras ser la portada de Corriere dello Sport, en la que realizaron un juego de palabras con la serie House of Cards, el otro que le respondió fue Javier Zanetti.
“Es una cuestión de respeto, todos deben respetar sus roles”, sostuvo el exfutbolista en diálogo con Radio Deejay al ser consultado sobre las declaraciones de Nara sobre las negociaciones para extender el vínculo con Icardi.
Sin embargo, el Pupi luego intentó dar un mensaje alentador: “Lo más importante es que Mauro esté feliz y, por la manera en la que demuestra su calidad, lo está”.
La clave, el dinero
Wanda Nara reveló que la dirigencia del Inter quería traspasar al argentino a Juventus en el último mercado de pases para que jugara junto a Cristiano Ronaldo, todo esto en medio de los rumores que la prensa italiana ha vertido en torno a la renovación del atacante.
La exmodelo agregó que la dirigencia de Juventus le prometió que Icardi sería el único delantero a pesar de la llegada de CR7 a Turín, por lo que formarían una dupla temible en Italia. Pero, dijo que fue Mauro quien rechazó la oferta.
Nara dejó claro que la renovación está lejos de concretarse, negando los informes de la prensa transalpina que afirmaban que ambas partes habrían aceptado firmar un nuevo acuerdo para principios del 2019 cuando se abra la ventana de transferencias en Europa.
“El acuerdo aún está lejos, o más bien, no está tan cerca como se dice. Mauro no se discute, debe renovar y basta. No es una cuestión de dinero. Nuestra prioridad es el Inter. La dirigencia me contactó para hablar en medio de la fase de grupos de la Champions League, pero yo les dije que debíamos esperar”, declaró la argentina.
Wanda recriminó por qué tiene ella que quedar como la mala del cuento y por qué no se dice nada de la dirigencia del equipo, comandada por el grupo empresarial Suning.
Por su parte, la prensa de Italia insiste que durante la pausa de enero en la serie A el Inter convocará a Wanda para definir la renovación del jugador que se prevé que sea hasta 2023.
El equipo tiene intención de prolongar la relación con Icardi; sin embargo, la cuestión del sueldo es lo que aún mantiene alejado a las partes. Icardi percibe actualmente 4,5 millones de euros al año que se convierten hasta 5,3 millones por los bonos agregados. Inter ofrece 6 millones netos por año, mientras que Nara pide 8.