Image default

Crece el escándalo en la UCR

La denuncia pública del Frente Radical Amaya acerca de presuntas irregularidades durante la última Convención de la Unión Cívica Radical de Chubut, no se ha formalizado ante la Justicia, pero la gravedad de las acusaciones podría derivar una investigación de oficio, dado que no se trata de una cuestión meramente reglamentaria del partido, sino que se afirma que hubo “usurpación de identidad”.

El Frente Radical Amaya de Chubut (FRACh) emitió en las últimas horas un documento en el cual denuncia de manera pública una serie de irregularidades que habrían ocurrido durante la última Convención de la UCR Chubut, realizadas días pasados en Trevelin.
En el texto aseguran que se habrían producido irregularidades en las acreditaciones y que habrían participado como convencionales personas que no ostentan tal cargo, al tiempo que piden las autoridades del partido que resuelvan la situación antes de la intervención de la Justicia Federal en el tema.
La nota, enviada al Comité Provincia y a la Convención, hace referencia al desarrollo de la Convención de la UCR realizada en Trevelin el pasado 13 de mayo y en ese marco plantea “la laxitud en las acreditaciones de los convencionales que permitió formas irregulares en las acreditaciones de sus identidades” y asegura que “no existió accionar de una comisión de poderes que garantizara la legitimidad de las identidades, tal como estuviera previsto en el Orden del Día de la convocatoria de esta Convención”.
Señala el documento que “fueron responsables de realizar el total de las acreditaciones de los convencionales dos afiliadas de la ciudad de Puerto Madryn” y afirma que hasta el momento “ya fue posible detectar suplantación y/o usurpación de identidades de algunos convencionales -precisamente- de la ciudad de Puerto Madryn”.
Para el FRACh, “es dable suponer la comisión -por lo menos- de algún delito relacionado con la adulteración de documento público y suplantación de identidad” y agrega en el documento la existencia de “personas -alguno, incluso, afiliado- acreditadas por Puerto Madryn que no eran convencionales, suplantando en forma ilegal a los convencionales correspondientes”.
En ese sentido mencionan que dichas irregularidades ya tomaron carácter público y que las mismas “envilecen el accionar de los órganos más importantes de la UCR Chubut”, motivo por el cual dan a conocer el hecho.
“Pretendemos no convertirnos en cómplices, avalando, silenciando y ocultando acciones que, sin duda, desprestigian a todo el universo de afiliados y dirigentes de la UCR” expone el documento publicado y aseguran que el vicepresidente solicitó a la Mesa Directiva tomar vista de las planillas de acreditaciones en la primera reunión que la mesa de la convención mantuvo el jueves 18, en Rawson pero “desde la secretaría le negaron el acceso a dicha documentación”.
También afirman que “la propia presidente electa de la Convención reconoció verbalmente, en forma telefónica, al vicepresidente, la existencia de irregularidades en las acreditaciones” y la existencia “de material probatorio de este accionar basado en registros fotográficos y declaraciones testimoniales de convencionales que no concurrieron a la Convención, cuyas identidades habrían sido usurpadas. Como también existe material fotográfico de individuos portando credenciales, sin ser convencionales”.
El FRACh sostiene que “la ilegitimidad de ciertas acreditaciones irregulares de convencionales envuelve de sospecha todo el desarrollo del órgano supremo de nuestro Partido” y que esa ilegitimidad “alcanza no sólo la elección de la Presidente de la Convención, sino también la conformación de sus autoridades, el Tribunal de Conducta y la Junta Electoral Provincial”.
En ese sentido entienden que “la existencia de convencionales irregulares invalida toda la actuación del órgano máximo de nuestro partido, convirtiendo sus decisiones en nulas de nulidad absoluta”, al tiempo que sostienen “hay afiliados que emergen como ejecutores directos de estos hechos, estos son quienes fueron responsables de las acreditaciones y quienes usurparon el lugar de otros convencionales”.
Además piden “la renuncia al partido o, en su defecto, la expulsión de las autoras materiales del fraude con las identidades de los convencionales de Puerto Madryn, las afiliadas Vanesa Hansen y Silvana Castelnovo, como así también la inmediata separación de ambas de cualquier cargo que detenten dentro de la estructura partidaria o dependiente de ella”.
De la misma manera solicitan “las sanciones que correspondan para aquellos afiliados que usurparon el cargo de convencional utilizando la identidad de otro” y piden un llamado “un llamado inminente al pleno de la Convención para subsanar la situación planteada”.