Image default

Copa Davis: Argentina perdió el dobles en Croacia y se complicó la final

Juan Martín del Potro y Leonardo Mayer perdieron 7-6 (7-2), 7-6 (7-4) y 6-3 ante Marin Cilic e Ivan Dodig; la serie está 2 a 1; este domingo, desde las 10, la jornada decisiva con Delpo vs. Cilic.

Una pareja excepcional, la que integran Marin Cilic e Ivan Dodig, fue demasiado para un muy buen dobles como el que componen Juan Martín Del Potro y Leonardo Mayer. La victoria local por 7-6 (7-2), 7-6 (7-4) y 6-3, concretada en un ardiente Arena Zagreb ante 15 mil personas tras dos horas y 42 minutos, les permitió a los croatas tomar ventaja de 2-1 en la final de la Copa Davis.

La serie, tal como auguraba buena parte de los pronósticos antes de su comienzo, se definirá este domingo. Desde las 14 (las 10 de Buenos Aires), Cilic chocará con Del Potro, y a continuación -en caso de que sea necesario- Ivo Karlovic enfrentará a Federico Delbonis, aunque el capitán Daniel Orsanic podría cambiar la designación y tiene tiempo para ello hasta quince minutos antes del comienzo.

Tres potentes sacadores, buenos devolvedores y firmes adelante. Y un excelente doblista. Esa era la diferencia que había que disimular para aspirar a quedarse con el dobles. Sin embargo, no fue Ivan Dodig el hombre clave en el primer set sino Marin Cilic. En un contexto de mucha paridad, en el que los cuatro jugadores conservaron tres veces su saque y apenas hubo una chance de quiebre -sobre el saque de Dodig, en el tercer juego-, fue el número seis del mundo (y su violenta derecha) quien hizo la diferencia.

Ya habia insinuado esa posibilidad en algunos intercambios desde el fondo en los que prevaleció incluso sobre Delpo. Y ya le había acertado al cuerpo de los dos argentinos para impedirles volear. Pero el tie-break fue todo suyo. Una derecha que contó con la ayuda de la faja y dos saques ganadores inclinaron la balanza.

Por entonces, los croatas lucían como un binomio más afiatado, aunque no les bastaba para prevalecer. Del Potro y Mayer elegían iniciar los puntos de saque rival parados en la base, y sólo trepaban si prevalecían en el peloteo. Enfrente, Dodig y Cilic se movían en bloque con la red como obsesión. Pero Cilic, potente atrás y muy firme adelante, hizo la diferencia.

El Dodig que el público croata vino a ver apareció en el arranque del segundo. Sobre el saque de Mayer, se cruzó dos veces adelante y metió una gran derecha para quebrar: 2-1. Mayer ingresó en un cono de sombras y Cilic siguió haciendo daño desde la base.

Pero renació el equipo argentino. En el octavo juego, Cilic logró salir de un break point con un ace pero no pudo evitar que Del Potro sacara a relucir toda su potencia. 4-4 y a definir el set. Con el estadio hecho una caldera, Delpo resolvió cómodo su game de saque, Dodig sufrió pero sacó adelante el suyo, Mayer lo ganó en 15 con buenos primeros saques y un ace, y Cilic sacó sin respuestas. Al segundo tie break.

Fue mucho más cerrado que el primero, con más errores incluso, dobles faltas de Dodig y Mayer incluidas. Pero esta vez le tocó a Del Potro errar una derecha para que los locales quedaran set point. Saque de Dodig, devolución corta de Mayer, volea con todo a favor de Cilic y dos sets a cero. Otra vez por poquito. Otra vez para Croacia.

Hubo un gran mérito de la pareja en seguir dando batalla en el tercero. Pero Cilic desde la base y Dodig dando una clase de voleas, toques y smashes, parecían demasiado. Encima, los croatas tenían la lucidez suficiente como para encontrar a Mayer en el fondo y evitar los cruces con Del Potro.

Cada uno conservó su saque hasta el sexto juego, pero Mayer quedó 0-40 con el suyo. El servicio lo ayudó a zafar del primer quiebre, pero una derecha en la red llevó al partido al borde de la definición (2-4). Delpo siguió prendido en cada peloteo, pero Mayer ya no pudo acompañarlo. Enfrente, Cilic castigaba, Dodig voleaba y los dos apretaban el puño cada vez más seguido. El fnal se presentía.

Un altísimo porcentaje de puntos ganado con el segundo saque por parte de ambos y un leve predominio en tiros ganadores son algunas de las explicaciones que entrega la planilla. Un equipo que se conoce de memoria, que ya les ganó a los mejores y que sabe cómo encontrar las debilidades ajena, fue demasiado para el otro.Un saque de Cilic que encontró el revés de Mayer en el primer match point, fue la última pelota. La última del sábado. La serie continúa.