Image default

Cómo se cocinó el decreto para borrar cargos y parientes sin escándalo

En la Casa Rosada preparan el decreto para prohibir la designación de familiares, junto a un segundo texto que redefinirá el organigrama del Ejecutivo. Los puestos anulados pasarían inadvertidos.

Dentro de la Casa Rosada aseguran que la voz de largada para la veda de familiares dentro del Poder Ejecutivo se oficializará este miércoles, con la publicación de un decreto firmado por el presidente Mauricio Macri, que los funcionarios de la Secretaría Legal y Técnica diseñan desde el viernes pasado, cuando el jefe del Estado resolvió aplicar esa prohibición, como una novedosa extensión de un plan de reducción de cargos políticos que se cocina en Balcarce 50 desde diciembre. Ante las consultas, un alto funcionario de la Jefatura de Gabinete confió que este miércoles también será publicado un segundo decreto que ordenará la reducción de cargos políticos.

La agenda del Gobierno no está determinada por esos dos decretos. También por un tercero: el mega DNU que firmó Macri para “desburocratizar” el Estado. La Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo tratará el texto que reforma 19 leyes el próximo martes, pero ante las advertencias sobre un posible freno de la oposición, en el Ejecutivo no descartan la posibilidad de fragmentarlo para posibilitar su aprobación en el recinto.

En las oficinas de Legal y Técnica de Balcarce 50 explicaron que el cambio será establecido mediante una reformulación de la Ley de Ministerios, que le permitirá al Ejecutivo redefinir el organigrama de cada uno de los 20 ministerios del gabinete, con las nuevas secretarías, subsecretarías y direcciones nacionales. El texto pondría blanco sobre negro y le permitiría a la Casa Rosada blanquear las remociones de funcionarios sin publicar una orden que detalle los nombres, cargos y salarios de los “cerca de mil” funcionarios que el Gobierno está dispuesto a resignar para mostrar austeridad.

Detrás de los mil nombres que Cambiemos no quiere mostrar, la atención de los medios esta centrada en los 40 familiares de los 20 ministros que deberán dejar sus cargos, como una decisión personal para ajustarse al decreto, que no será retroactivo, pero que obliga a todos los cuadros políticos gerenciales del oficialismo a ofrendar a sus familiares directos.

El encargado de ordenar la ofensiva para retomar la iniciativa es el jefe de Gabinete Marcos Peña, que este martes se encargó de anticipar los alcances para la veda de familiares.  “La idea es poder construir calidad institucional a partir de definir reglas. Como también se planteó en su momento, con el decreto de conflicto de intereses. Son reglas que antes no existían y que ayudan a interpretar la demanda de la sociedad”, detalló el ministro coordinador, que este martes mantuvo reuniones con su equipo de comunicación desde el mediodía para ordenar la agenda pública que implicarán los decretos a publicar.

“El decreto esperamos publicarlo ya mañana -por este miércoles-, tiene que ver con las designaciones políticas. Una persona que estaba por concurso, por planta permanente en el Estado, no tiene ninguna vinculación con el hecho de que su pariente sea ministro”, atajó Peña para delimitar los alcances de la medida.

A diferencia de las precisiones que ofrecieron cerca de Peña sobre la inminente publicación del decreto sobre la reducción de los cargos, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, explicó que estaban “precisando la letra final del alcance” sobre los familiares, especialmente para establecer “hasta dónde es la continuidad, la afinidad”.

A pesar de las certezas confirmadas a este medio por funcionarios oficiales, respecto a la decisión que tomó el Presidente en Francia por el impacto del caso Triaca, Ibarra se encargó de negarlo: “Este tipo de medidas la veníamos trabajando hace tres meses. Estamos más lejos de ciertas especulaciones mediáticas o políticas porque la Argentina necesita hoy que tomemos decisiones rápido. Esperamos que muchas administraciones copien el tema”, sostuvo el ministro.

En rigor, la reducción de los cargos políticos lleva más de dos meses, pero la decisión sobre los familiares fue resuelta recién el viernes, cuando Macri terminaba la primera gira por el exterior de este año.

El apelativo de Ibarra a “muchas administraciones” tiene que ver con el efecto espejo que procura construir la Casa Rosada, especialmente en los territorios clave que administra el oficialismo, como la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, cuyos mandatarios aguardan la publicación de los decretos vinculados para definir su aplicación local.

Las réplicas porteñas y bonaerenses podrían abrir la puerta para un intercambio de funcionarios, motorizado por las remociones de cargos políticos clave para los partidos que sostienen la alianza Cambiemos: el PRO, la UCR y la Coalición Cívica.

Por Claudio Mardones – LetraP