Image default

Cómo obtener la Visa de turista para viajar a Estados Unidos: el paso a paso y sus mitos

Planear un viaje a Estados Unidos no es para nada comparable con cualquier otro, ya que requiere una preparación con bastante más tiempo de antelación para evitar todo tipo de imprevistos. Muchos argentinos piensan viajar a ver la Copa América Centenario y un periodista pasó por la experiencia de buscar la decisiva aprobación.

Por empezar, como primer paso fundamental hay que tener vigente el pasaporte. En caso de no tenerlo o verse en la obligación de renovarlo, el trámite puede realizarse de manera rápida con la entrega del documento en un plazo de hasta 48 horas, para lo cual hay que abonar 1250 pesos. En el caso de optar por los tiempos normales, que van hasta los 15 días, el precio se reduce a la mitad.

Una vez que se tiene el pasaporte en mano, hay que ingresar a la página de la embajada de los Estados Unidos. Allí, en la sección “obtener Visa”, hay que elegir la opción “turismo y negocios” y completar el formulario DS-160 e imprimir la confirmación, ya que será de utilidad más adelante.

El siguiente paso es abonar la tasa, cuyo arancel es de 160 dólares (2400 pesos). Se puede pagar en una sucursal de Rapipago, en los bancos Citibank o vía telefónica (en este caso, sólo en dólares).

Una vez confirmada la recepción del pago por parte de la embajada, hay que programar dos citas: la primera es en el Centro de Atención al Solicitante (CAS), ubicado en Avenida Santa Fe 4569, y la otra en la embajada, en Colombia al 4300, a 50 metros de la Avenida Sarmiento. Ambas entrevistas pueden ser solicitadas vía telefónica o por la página oficial de la embajada.

A tener en cuenta:

A la entrevista en el CAS, el aspirante deberá llevar sólo la documentación requerida (confirmación del formulario DS-160 y el pasaporte). No se puede ingresar con aparatos electrónicos y el celular deberá estar apagado. Si bien se aclara que se no puede llegar con demasiada anticipación, no es algo tan lineal. Una antelación de 15 minutos está dentro de los parámetros regulares.

Una vez adentro, siempre es conveniente tener la documentación a mano, ya que son muchos los solicitantes y el trámite suele ser rápido. Si todo marcha en los carriles normales, entre el ingreso, la presentación de documentos (los dos anteriormente mencionados) la toma de huellas dactilares y la foto, el asunto no debería demorar más de 10 minutos.

El día clave, la entrevista en la embajada

Se recomienda ir bien vestido y ser puntual. Bien vestido no significa presentarse de saco y corbata, pero camisa y jean está correcto. Es importante estar bien afeitado y lucir prolijo. La primera impresión no tiene segunda oportunidad.

Puede suceder que al llegar uno se encuentre con una fila que supera la esquina. Las filas suelen estar divididas en el medio por un cartel con el horario designado al momento de programar las citas. A diferencia de la entrevista en el CAS, esta vez el trámite demorará bastante más. A armarse de paciencia.

En la primera instancia le pedirán al solicitante que deje por un momento los objetos que puedan ser captados por el detector de metales y controlarán que no tenga aparatos electrónicos (no olvidar que no se puede ingresar con celular).

Una vez adentro, en el siguiente paso se le tomarán las huellas digitales para corroborar la identidad. A esta altura es conveniente no escuchar demasiado lo que se habla en la fila, ya que, como ocurría en la escuela, donde después de un examen se hablaba de preguntas que uno nunca vio en la hoja, acá se escucharán frases como “trajiste el papel de…”, “tenés la planilla de…”, que lo único que harán es generar una duda insoportable. Incluso, momentos antes de entrar a la sala de espera para la entrevista final, se aclara que sólo se les pedirá el pasaporte (uno lleva carpetas dentro de otra carpeta con 120 papeles que terminan siendo innecesarios, para no decir otra cosa).

En la sala de espera hay siete ventanillas y una fila larga que avanzará más rápido de lo que uno imagina. Cuando se va a acercando hacia la zona de ventanillas escucha mejor algunas preguntas de la entrevista. “¿Con quién viajás?”, “¿Cuál es el motivo de tu viaje?”, “¿A qué te dedicás?”, etc. No obstante, lo que más incertidumbre genera son las respuestas y las reacciones. “¿Pero cómo viajás solo?”, le preguntan a un aspirante. Ahí uno va entendiendo de qué va la cosa.

La entrevista, que, como indicaría una ley de Murphy, siempre tocará con la única cónsul que no sonríe. En fin, hay que estar tranquilos, responder de forma simple y concisa.

Existe el mito que asegura que cónsules harán todo lo posible para no aprobar la Visa. Eso es falso. De hecho, estadísticas indican que el 95 por ciento de los aspirantes la obtienen.

Asimismo, muchos sostienen que la Visa hay que tramitarla con bastante anticipación. No es tan así. No obstante, previo al ingreso a la última entrevista, un colaborador de la embajada explica que, una vez aceptada la solicitud, hay que esperar cinco días para retirarla.

En caso de quienes tengan que viajar días después de la entrevista con el cónsul, se puede hacer un pedido especial para que el pasaporte sea devuelto en menos de tres días.

¿Tener el pasaje previamente es significante?

Hay quienes aseguran que tenerlo antes podría acelerar los trámites y la entrega, a pesar de que en la página de la embajada recomienden no hacer planes de viajes antes de que la Visa sea aceptada (se entiende que planes de viaje incluye comprar un pasaje).

Incluso, los casos de quienes tienen que viajar de urgencia por cualquier motivo, son considerados al momento de la devolución del pasaporte.

¿Qué hay que saber?

El objetivo primordial es demostrar que el aspirante posee lazos fuertes e importantes con la Argentina, al punto de tener suficientes motivos para regresar. Ellos no quieren que uno se quede definitivamente o de manera indefinida.

Por estas razones, hay puntos fundamentales que hacen inclinar la balanza:

1 –  Un trabajo efectivo: muchos, para probar que tienen un empleo en blanco, preparan sus últimos recibos de sueldo para llevar a la entrevista. No es necesario. Previo a la cita, ellos ya lo chequearon.

2 –  Cursar una carrera: quienes estén estudiando en el país tienen un valor agregado que posibilitará al cónsul asegurarse de que tiene una razón importante para volver.

3  – Ser propietario de un inmueble: nadie abandonaría su casa para irse a otro país.

¿Por qué podrían rechazar una Visa?

1 – Si no se tiene una estabilidad económica y laboral, es probable que rechacen la solicitud.

2 – Si no posee lazos fuertes en el plano social, ya que podrían considerar que no tiene suficientes razones para volver al país.

3 – Al momento de la solicitud, no quedó del todo claro el motivo del viaje, la duración o el destino. Así también como los recursos económicos para financiarlo o viajar solo.

Fuente: Diario Veloz