Image default

Carlos Campolongo: “Me resisto a ser un pensador de la decadencia“

El periodista dialogó en “El Semanario” sobre sus comienzos en los medios, analizó la actualidad política y las distintas problemáticas que afronta el país.

Cada noche en el programa televisivo “Intratables” se da un fenómeno peculiar: el conglomerado de gritos cruzados se apaga cuando el periodista, psicólogo y abogado, Carlos Campolongo, se acomoda los anteojos rojos y toma la palabra enérgicamente. Tanto invitados, en muchos casos figuras públicas de gran prestigio, como el resto de los panelistas lo escuchan atentamente, como si se tratara de la voz autorizada de la experiencia y el conocimiento.

Lo mismo ocurre en el ámbito académico, cuando explica apasionadamente cómo la retórica aristotélica puede ser aplicada al discurso periodístico. Es que no le hace falta el micrófono, su voz resuena claramente en cada rincón del aula lleno de alumnos, quienes se cuidan de llegar siempre a tiempo y de ni siquiera levantarse para ir al baño, por miedo a alguna reprimenda u omitir anotar algo que luego irá en el parcial.

Sé que circula que soy muy exigente, pero no podría ser de otra forma en una universidad. Primero me exijo yo. Voy a cumplir 30 años de docente y todavía sigo preparando cada clase”, se defendió el docente ante las críticas de algunos alumnos que lo señalan como autoritario. “Me parece que ese esfuerzo tiene que ser en conjunto. Es lo que yo llamo autoridad, ninguna maldad”.

En cuanto a sus comienzos como periodista recordó: “No fue algo que elegí, las circunstancias me llevaron a serlo. A fines de los años 60’s en la Universidad del Salvador, donde estudiaba Derecho, un grupo de alumnos de distintas carreras decidimos hacer un programa de televisión y me eligieron como conductor”.

El abogado también se refirió a algunas de las problemáticas estructurales que enfrenta el país, como por ejemplo: “Hoy tenemos a un tercio de las personas debajo de la línea de la pobreza y muchos otros en la indigencia. Los indicadores sociales son problemas que no se están discutiendo en serio. Si fuera el Gobierno, no me alegraría de que aumenté la Asignación Universal por Hijo, que es necesaria pero no suficiente, sino de tener un proyecto integrador de país en todas las áreas, focalizando en ese tercio que está fuera del mercado”.

En relación a la última campaña previa a las PASO, Campolongo criticó la falta de propuestas de los distintos partidos políticos, ya que consideró que todos los argumentos expuestos fueron “para meter miedo y destruir al otro, pero no se focalizó en un proyecto con ideas”. En relación a esto, el docente tomó como ejemplo a la educación: “Todos se rasgan las vestiduras pero no se discute la educación del siglo XXI. Eso sería un cambio cultural en serio, no discutir cuántos son los desaparecidos a esta altura”.

Por último, el periodista se despidió entre risas, no sin antes hacer una aclaración a la audiencia: “Sepan interpretarme. Me resisto a ser un pensador de la decadencia pero tengo que tratar de estimular a que se debatan estas cosas, que se construya una agenda en serio y no la banalidad permanente”.

*Podés escuchar “El Semanario” los sábados a las 12 hs por La RZ Radio.