Image default

Cimadevilla: “El Gobierno de Macri creía que las causas judiciales podían ser manejadas desde el poder político”

La Comisión de Justicia y Asuntos Penales, que encabeza el oficialista Oscar Parrilli, se reunió para profundizar en la denuncia mediática que realizó la semana pasada el ex titular de la unidad especial AMIA.

El ex titular de la unidad especial AMIA, durante el macrismo, el radical Mario Cimadevilla, sostuvo esta tarde ante la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado que “el Gobierno de Macri creía que las causas judiciales podían ser manejadas desde el poder político”.
La comisión, que encabeza el oficialista neuquino Oscar Parrilli, se reunió para profundizar en la denuncia mediática que realizó la semana pasada el ex titular de la Unidad Especial AMIA, entre 2016 y 2018, el radical Mario Cimadevilla.
“Todos los argentinos fuimos víctimas del atentado a la AMIA y me parece que es importante saber quiénes quieren la verdad y quiénes no”, afirmó Parrilli, quien al término de la reunión confirmó que presentará un proyecto de resolución para crear una comisión investigadora sobre los hechos denunciados por Cimadevilla. “Tengo razones para ser revanchista pero no lo soy”, sostuvo.Al tomar la palabra, Cimadevilla dio una breve explicación de su labor en la Unidad Especial AMIA y de las presiones que recibió -por parte del macrismo- en el momento en que se desarrollaba el juicio por el encubrimiento del atentado.El exfuncionario reconoció el audio de WhatsApp que, según fue revelado días atrás, le mandó la vicepresidenta Gabriela Michetti para pedirle que protegiera al ex fiscal José Barbaccia y sostuvo que la extitular del Senado “tenía interés en saber cómo marchaba la querella, porque ella tenía algún tipo de amistad con alguno de los imputados”.“El audio, inapropiado quizás, que no se cómo se hizo público tampoco, no es el hecho más grave de lo que ha ocurrido. Acá hubo actos de obstrucción a la querella, que se constituyeron con resoluciones ministeriales y con decretos del Poder Ejecutivo de ese entonces que aputaban a obstruir las labores de investigación que estábamos llevando a cabo para determinar las responsablidades de quienes habían investigado el atentado a la AMIA”, indicó Cimadevilla.

El exsenador radical continuó: “Ahí nos empezamos a dar cuenta de que el Gobierno anterior no tenía mucho interés en saber que había pasado en la AMIA”.

“Cuando preguntábamos sobre el interés para absolver a algunos de los imputados, (mencionó a los fiscales Eamon Mullen, José Barbaccia y a Jorge “Fino” Palacios) las razones que nos daban eran que eran amigos del Presidente o del ministro. Y cuando decíamos que esa era no era razón para tomar una decisión ante una querella, la respuesta que recibíamos era ‘bueno, pero hay que tratar porque son amigos’”, relató.

“El Gobierno de Mauricio Macri creía que las causas judiciales podían ser manejadas desde el poder político y yo creo que esto es lo que debemos evitar. En la Argentina debemos reconstruir la supremacía de la ley sobre el poder. Muchos jueces se han sentido más cómodos estando supeditados al poder”, agregó.

En ese sentido, se refirió al proyecto de reforma juducial que impulsa el Gobierno e indicó: “Una reforma judicial válida no pasa por aggiornar un código, si no porque entendamos -desde la política y del Poder Judicial- que los jueces tiene que actuar con total independencia”.

Tras criticar la presencia de Cimadevilla en la Comisión de Justicia “porque este tema no está en tratamiento y no es una comisión investigadora”, su correligionaria, la senadora radical, Silvia Elías de Pérez, le preguntó si se había presentado para ratificar la denuncia contra el exministro Garavano. “Para ratificar una denuncia hay que ser citado y yo nunca fui citado. El por qué habría que preguntárselo al juez Ercolini”, respondió.