Image default

Ciberdefensa, la red oculta que dejó Milani

La calma que reina en las filas del Ejército podría verse interrumpida si avanza próximamente la investigación que llevan adelante el Juez Federal Claudio Bonadío y el Fiscal Federal Carlos Stornelli contra el ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, Teniente General César Milani. El eje de la denuncia es la existencia -que aún hoy se prolongaría- de una estructura de inteligencia clandestina encubierta bajo el proyecto de Ciberdefensa que, lejos de investigarse con el cambio de gobierno, pasó a un nivel superior, ya que ahora depende del Estado Mayor Conjunto.

El caso es que hasta ahora no se conocerían los planes, ni los resultados obtenidos en esta misteriosa área que, según señalan los distintos indicios, habría servido para encubrir el presupuesto, la tecnología y el personal utilizados por Milani para espiar a la oposición, el periodismo, etc.

En los últimos seis meses de la gestión de CFK, numerosos miembros de La Cámpora fueron contratados por Ciberdefensa, especialmente en la Guarnición Córdoba. Esto además de un centenar de agentes de inteligencia que engrosaron las filas del proyecto.

Quiénes son

Este medio irá informando sobre los distintos aspectos del engendro creado por Milani y que todavía no fue desmantelado, ratificándose las sospechas de que, al menos parcialmente, continúa existiendo una inteligencia militar fuera del control político. El jefe del Centro de Ciberdefensa es el coronel ingeniero militar en informática Juan José Benítez y los integrantes más importantes de este organismo son los siguientes: Coronel Hugo Julio Ballesteros (ingeniero militar en informática), Coronel Luis Alberto Rechiman, Coronel (oficial de estado mayor) Carlos Ricciardi, Coronel (también de Estado Mayor), Daniel Vega (estos dos últimos trabajan en reunión de información). También está el ex carapintada coronel e ingeniero en informática Luis María Trujillo. Éstos y otros oficiales podrían caer ahora bajo la lupa de la justicia, tal vez obligando a Mauricio Macri a una purga militar que no tenía programada.

Por Carlos Tórtora para Informador Público