Image default

Caso fatal de Hantavirus en la Comarca Andina en plena pandemia

Se confirmó que murió de Hantavirus la docente de 63 años residente en el paraje Las Golondrinas de Lago Puelo. Eso “motivó el aislamiento respiratorio preventivo de 15 personas por 45 días”, según el ministro de Salud, Fabián Puratich. 

El episodio pone en alerta a la Comarca Andina del Paralelo 42, que entre fines de 2018 y principios de 2019 afrontó 11 muertes por el mismo virus como consecuencia de un brote que fue considerado “el más grave de la historia sanitaria” de Chubut. En plena pandemia de Coronavirus, la avalancha de críticas surgidas hacia la gestión realizada por el ministerio de Salud en aquel momento vuelve a la memoria de los habitantes de una región con severos déficits de infraestructura sanitaria, con hospitales rurales que carecen de áreas de terapia intensiva y dependen de Esquel -que solo posee 10 camas de UTI-.

El brote de Epuyén cambió definitivamente la mirada sanitaria sobre la forma de transmisión del virus, que anteriormente se adjudicaba solo al contacto con la orina, saliva y excretas del “ratón colilargo”, hasta que se estableció la transmisión de persona a persona.

A comienzos de 2019, el bioquímico especializado en microbiología del Hospital Zonal de Esquel, Omar Daher, había remarcado en diálogo con El Extremo Sur que los organismos del Estado provincial “actuaron tarde” y de “manera desorganizada” a partir de los primeros casos. Agregó que el Gobierno “subestimó” el brote de Hantavirus producido en Epuyén y reconoció “fuertes presiones del sector turístico” a la hora de la difusión.

El especialista propuso hace casi dos años la creación de un Comité de Infecciones, conformado por técnicos, para enfrentar este tipo de situaciones provocadas por el Hanta en Chubut y la Comarca Andina.

 

El nuevo caso fatal

El caso de la docente fue confirmado en los laboratorios de análisis del hospital de Esquel, cabecera de la comarca andina sobre el extremo noroeste del Chubut, que cuenta con el equipamiento provisto desde el brote ocurrido hace dos años para analizar las muestras.

“Los que se hace luego de confirmar el caso es remitir al Malbrán las cepas para determinar exactamente la variedad del virus”, explicó Puratich.

La mujer fallecida residía en el paraje “Las Golondrinas”, en el límite entre las provincias de Chubut y Río Negro, lo que originó el “aislamiento respiratorio preventivo” por contacto estrecho de 13 pobladores de la localidad chubutense de Lago Puelo y 2 de la ciudad rionegrina de El Bolsón.

“Además se hizo el relevamiento ambiental y se realizaron la captura de roedores en busca de fuentes de contagio”, explicó el ministro.

 

Una historia que no se olvida

En los pobladores de la comarca andina del noroeste del Chubut está aún el recuerdo del brote de hantavirus con epicentro en Epuyén que se registró entre diciembre del 2018 y marzo del año pasado, considerado “el más grave de la historia sanitaria” local, con 11 muertes, 34 casos positivos y cerca de un centenar de pobladores que debieron permanecer por más de 40 días aislados en sus viviendas.

Ese brote cambió además la mirada sanitaria sobre la forma de transmisión del virus que se adjudicaba al contacto con la orina, saliva y excretas del “ratón colilargo”, hasta que se estableció la transmisión de persona a persona, que tuvo como inicio un encuentro social que afectó a varias localidades de Chubut, algunas de Río Negro y residentes chilenos que habían cruzado la frontera. 

Fuente: El Extremo Sur