Image default

Caso Facundo Astudillo Castro: las cinco pruebas sólidas que complican a la Policía

El último hallazgo en el baúl de un patrullero es clave. La querella está centrada en un nuevo peritaje que se realizará en las próximas horas sobre una camioneta policial Toyota que no contaba ni con el sistema de ratreo satelital AVL ni con GPS.

La familia de Facundo Astudillo Castro (22) está convencida de que el hallazgo en el baúl de un patrullero de una parte de la “turmalina” que llevaba como colgante el joven es “un eslabón más” en la cadena que vincula a la policía con la desaparición.

Leandro Aparicio, uno de los abogados de Cristina Castro, mamá del joven, explicó que el último hallazgo en el patrullero Toyota Etios de la Policía Local de Bahía Blanca “es una de las claves” del caso y que forma parte de “un sinnúmero de inconsistencias de parte de la fuerza de la provincia”.

Para la querella se trató de una sorpresa el hallazgo de la piedrita que Facundo llevaba como colgante y que le habían regalado sus amigos en honor a la inauguración de la cervecería Turmalina, que habían abierto en Pedro Luro.

Según Aparicio, hay ya al menos cinco pruebas irrefutables que vinculan a la policía en la desaparición de Facundo:

1) La primera es el hallazgo del amuleto que llevaba siempre consigo Facundo (una pequeña sandía de madera en cuyo interior había una vaquita de San Antonio y que le había regalado su abuela) y que el 31 de julio fue hallado durante un rastrillaje en el destacamento policial de Teniente Origone.

2) La segunda es la geolocalización durante unos 35 minutos del patrullero Etios el 8 de mayo, es decir nueve días después de la desaparición de Facundo, a 800 metros del lugar donde el 15 de agosto fue encontrado su cadáver esqueletizado.

3) La tercera es el peritaje sobre el teléfono celular de la oficial de la Policía bonaerense Siomara Flores, que determinó que sugestivamente ese mismo 8 de mayo desactivó la aplicación de la red social WhatsApp.

4) La cuarta es el mensaje de texto que pudo ser recuperado del teléfono celular del policía Mario Gabriel Sosa, que le envió a su compañera Jana Curruhinca un texto donde le dice “quédate tranquila janita que nadie sabe que fuimos nosotros y aparte hicimos lo que nos dijo el jefe”.

5) La quinta y más reciente es el hallazgo de la “turmalina” en el Etios, precisamente el mismo móvil que en un peritaje realizado a mediados de agosto último ya había sido marcado por el perro Yatel.

El perro Yatel encontró pistas sobre Facundo Astudillo Castro que vinculan a uniformados.
El perro Yatel encontró pistas sobre Facundo Astudillo Castro que vinculan a uniformados.

 

Fuente: Crónica