Image default

Carrió denunció a tres funcionarios de Aranguren por “negociaciones incompatibles con la función pública”

La diputada de Cambiemos cuestionó a tres colaboradores de Aranguren por sus trabajos anteriores en petroleras; la causa quedó en manos del juez Bonadio.

La diputada nacional Elisa Carrió (CC-ARI), aliada al Gobierno, denunció penalmente a dos secretarios y un director del Ministerio de Energía y Minería que encabeza Juan José Aranguren por supuestas “negociaciones incompatibles con la función pública”.

La denuncia alcanzó al secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda; al subsecretario de Refinación y Comercialización, Pablo Popik; y al director nacional de Gas Licuado de Petróleo, Luis Barile, se informó en tribunales.

La presentación solicitó que se investigue si el trío cometió el delito de “negociaciones incompatibles con la función pública” por sus trabajos anteriores en Esso, Pan American Energy, Bridas y otras petroleras.

La denuncia de Carrió fue presentada en la Cámara Federal y por sorteo recayó con el número de causa 16819/2016 en el juzgado federal número 11, que encabeza el juez Claudio Bonadio.

En junio último la diputada cuestionó públicamente al ministro Aranguren porque, dijo, “es accionista” de la petrolera Shell y por consiguiente “no puede lanzar una licitación para comprar gas y adjudicárselo a una empresa donde tiene acciones”.

“Eso es conflicto de interés acá y en China”, remató.

Cargos

Según la denuncia que presentó Carrió, Popik y Sureda ocuparon, hasta la asunción en el Ministerio de Energía, cargos jerárquicos en las principales petroleras del país.

Sureda ha sido desde 1999 y hasta 2015 vicepresidente de ventas de PAE, la mayor productora de crudo, cuyas acciones comparte con Bridas y la empresa china CNOOC; mientras que Popik trabajó para Repsol YPF y con posterioridad ocupó distintos cargos en Exxon y Axion Energy (entre los años 2012 y 2015). Axion absorbió las antiguas estaciones de servicio Esso (Exxon) La Dirección de Gas Licuado de Petróleo, dependiente del Ministerio de Energía, es el área encargada de distribuir entre las empresas fraccionadoras, los cupos de gas propano para ser envasados, fijando además las bocas de carga autorizadas para el aprovisionamiento del fluído.

La presentación agrega que “esos ‘permisos’ terminan definiendo la extensión de los ‘beneficios’ de cada empresa, en el marco del mercado de las garrafas sociales. Por Resoluciones suscriptas el 7 de junio y 2 de agosto del año en curso, los denunciados habrían beneficiado directa y/o indirectamente a tres empresas: PAE y PANAMERICAN SUR, eximiéndolas de sus respectivos aportes de fluídos previstos desde 2005, en beneficio de las garrafas sociales que se distribuyen en el mercado a menor valor; mientras que a la empresa Refinol SA le habrían reducido sustancialmente la carga que tenía impuesta a los mismos fines. En reemplazo de los aportes que las dos primeras debían realizar; los habría cubierto la empresa estatal ENARSA”.