Image default

CAPEM exige la apertura de la minería en Chubut

La Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM) huele sangre y se monta sobre la crisis provincial para exigir la apertura de la minería. Apuró al gobierno de Mariano Arcioni y en un comunicado aseguró que “propongan un cambio de rumbo, antes de que sea demasiado tarde”. Afirmaron que hay un agotamiento del modelo de déficits y empleo público, proponiendo la minería como única salida a la situación actual.

“La provincia de Chubut viene padeciendo una lenta agonía. Lenta, porque la importancia del sector petrolero viene sosteniendo un mínimo de ingresos que permite darle continuidad a un piso de servicios públicos, pero inexorable si uno analiza el contexto político y económico de la provincia”, dijo en el documento la entidad, que nuclea a cerca de un centenar de empresas asociadas.

“Las diversas decisiones que viene tomando Chubut hace ya más de 15 años han diseñado un modelo de Provincia que ha tenido al Estado como norte de todas las políticas, dándole la espalda a la inversión privada”, agregó la entidad, que en este sentido aludió al comunicado emitido a fines de junio y que tituló “Una Ley, un modelo. 5001, la ley que modeló un nuevo Chubut”.

“El modelo de provincia que propició el empleo público como nunca otro, se volvió no sustentable. Y el insoportable esfuerzo que cada vez le costaba más al conjunto de los chubutenses para sostener un sector público desmedido permitía anticipar la consecuente crisis, como una inevitable consecuencia que solo era cuestión de tiempo que se diera”, añadió.

La CAPEM observó que “los diversos gobiernos se fueron acostumbrando al déficit”, por lo cual “recaudar menos de lo que se gasta pasó a ser una manera de conducir que no parecía conmover a nadie”.

“Cuando las dificultades se hicieron obvias para cualquier ciudadano, la solución parecía requerir definiciones políticas que nunca llegaron. Llegaron solo las explicaciones o los comentarios de lo dificultoso del momento”, expresaron los empresarios mineros.

La entidad reseñó que “el déficit mensual alcanzó los 400 millones de pesos cuando la cuestión ya parecía irremontable”, e indicó que “fue a partir de ese momento, destacado por la prensa provincial entonces, que desde los diversos sectores se reclamaron soluciones urgentes”.

“El sector privado reclamó la necesidad de revisar la matriz productiva provincial ‘herida de muerte’, como se sostenía por esos tiempos. Los sindicatos representativos de los empleados públicos también reclamaban soluciones, a veces distintas de las propuestas por el empresariado, pero que también tenían la intención de debatir la manera de salir de la crisis”, agregó.

“La reacción gubernamental esperada no llegó”, continuó, y precisó que “ese déficit mensual a poco de andar alcanzó los 500 millones, los 700 millones, y hoy alcanza los 2.500 millones de pesos sin que se escuchen propuestas concretas para modificar el rumbo de un barco cuyo destino parece obvio”.

Fuente: El Extremo Sur