Image default

Cada vez peor: Ahora, según Michetti, la economía crecerá el año que viene

La vicepresidenta habló al llegar a Catamarca para participar de la inauguración de la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho. “Somos conscientes que hay una transición difícil que tenemos que atravesar todos los argentinos”, expresó. 

La vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, arribó ayer a Catamarca para participar de la inauguración de la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho.

Michetti fue recibida en el Aeropuerto “Felipe Varela” por la gobernadora de la provincia, Lucia Corpacci y, luego de reunirse con autoridades del gobierno local, se dirigió el Centro Integrador Comunitario (CIC) para participar de una reunión con dirigentes catamarqueños del Pro.

Finalmente, Michetti se dirigió al predio ferial para participar de la inauguración de la 46° edición de la “Fiesta Nacional e Internacional del Poncho”, donde ofreció una conferencia de prensa.

En relación al aumento de tarifas, la vicepresidenta sostuvo que “somos conscientes que hay una transición difícil que tenemos que atravesar todos los argentinos”.

“El Gobierno nacional está tratando de poner el foco sobre todo en los programas sociales en el sector más popular y los sectores de menos ingresos. Hemos tratado de mantener todos los programas sociales y hemos aumentado algunos de ellos para tratar de proteger a la gente que menos ingresos tiene y que atraviesa más situaciones de vulnerabilidad”, agregó.

“Hay que liderar un proceso de medidas que no son populares, pero hay que hacerlo igual, porque sino no vamos a poder tener energía producida en la argentina”, reflexionó, mientras en todo el país se multiplicaban los cacerolazos contra el “tarifazo”.

“Hablamos con la gobernadora que la energía obviamente es esencial para el trabajo, para la industria. Ella ha hecho un esfuerzo en el parque industrial de poner más energía, cuando no la tenía. Todos tenemos que hacer crecer la energía del país y obviamente ese proceso no es fácil”, indicó.

En referencia a la obra pública, Michetti, señaló que “nosotros tenemos un proyecto de obra pública y de estructura de obra pública muy ambicioso, que pretende invertir unos 100.000 millones de dólares en 4 años, lo que va a generar obviamente una industria de la construcción que dará beneficios indirectos inmediatamente”, se ilusionó.

“Ya se están terminando las licitaciones para poner la obra pública en funcionamiento en rutas, puertos, energía, agua potable, servicios de cloacas. Vamos a trabajar mucho en eso y me parece que eso va hacer uno de los elementos que nos va ayudar a arrancar la economía”, continuó.

En referencia a lo que se prevé para el segundo semestre,Michetti señaló que “la parte más dura la estamos pasando ahora”.

“Ya tenemos algunas señales de que vamos en buen camino, la primera es que la inflación ya está a la baja”, comentó, y agregó que esperan que para agosto la baja “sea más pronunciada”.

“La segunda señal se da con el arranque de la obra pública en los próximos meses, ésas son señales de que el camino de la expansión de la economía se empieza a dar”, afirmó.

A su vez, expresó que “creo que el crecimiento real de la economía se va a dar el año que viene”. “Después de mucho tiempo vamos a tener la economía con crecimiento”, concluyó al respecto.

La vicepresidenta adelantó que la empresa japonesa Toyotava aumentar en el 2017 su producción en la Argentina en un 30%. “Eso es muchísimo, son muchísimos más puestos de trabajo en la Argentina, más de 1.000 familias que van a tener trabajo porque la empresa aumenta su producción”, sostuvo.

En referencia a la decisión del gobierno de despedir a más de 1 millón y medio de empleados públicos, Michetti señaló que “nosotros sabemos que cuando la economía no crece y no genera puestos de trabajo en el sector privado, el Estado se termina convirtiendo en el gran empleador para cubrir o compensar ese desempleo”.

Por último, en referencia a la apertura de importaciones y como se verán afectadas las producciones locales, la vicepresidenta sostuvo que “el presidente no es una persona de ideología liberal a la que le parece que todo hay hacerlo en un sopetón y que las fronteras tienen que ser abiertas a la exportación y a la importación a como dé lugar”

“Él cree realmente en la regulación del estado y les ha dicho a todos los sectores industriales que no vamos abrir las importaciones de manera brutal, sino que lo haremos de una manera gradual”, agregó.

“Nosotros necesitamos más trabajo, sabemos que esa receta en los años ´90 fue fatal, cuando se abrió la importación a lo que de lugar, terminamos con el problema enorme de la des industrialización del país”, subrayó.

Michetti dijo que “no vamos a cometer el mismo error porque ya sabemos lo que pasó” y concluyó afirmando que “el presidente le ha dado a todas las ramas de la industria como mínimo cuatro años para reconvertir su productividad y competitividad”.

“En esos 4 años debemos mejorarnos, ponernos más fuertes para después sí poder competir, en algún momento vamos a tener que competir si queremos salir adelante y generar un país más fuerte”, concluyó.