Image default

Brasil organiza un “ejército” para combatir el virus del Zika casa por casa

El “ejército” movilizado contra el mosquito incluye a 1.837 militares de las Fuerzas Armadas, a46.509 funcionarios de Salud cuya función exclusiva es el control de epidemias y otros 206.000 funcionarios de Salud que están siendo preparados para hacer visitas domiciliarias, según datos del Ministerio de Salud.

El “ejército” movilizado contra el mosquito incluye a 1.837 militares de las Fuerzas Armadas, a 46.509 funcionarios de salud cuya función exclusiva es el control de epidemias y otros 206.000 funcionarios de salud que están siendo preparados para hacer visitas domiciliarias, según el Ministerio de Salud.

La función de los agentes, tanto civiles como militares, es visitar casa por casa para identificar y destruir los criaderos del mosquito Aedes aegypti, el insecto que transmite el dengue, el chikungunya y el zika, enfermedad por la que Brasil declaró la emergencia sanitaria nacional.

Las tareas de los agentes comenzaron en enero y se intensificaron el miércoles de la semana pasada, según informaron responsables del Ministerio de Salud en una rueda de prensa.

En este tiempo, los agentes han visitado 7,48 millones de domicilios en 2.548 municipios de todo el país, lo que supone cerca del 15% de las residencias en áreas urbanas.

En el mundo

Dos mujeres sudamericanas de entre 30 y 45 años que viven en Cataluña (noreste) y que no están embarazadas fueron diagnosticadas con el virus Zika, confirmaron fuentes del departamento de salud regional catalán, que aseguraron que no existe ningún riesgo de salud para la población española.

Las dos mujeres, que se encuentran ya bien de salud, contrajeron el virus a finales del año pasado en sus países de origen, donde probablemente fueron infectadas por un mosquito.

Al tratarse de una enfermedad que no es de declaración obligatoria y que sólo se transmite por un “vectormosquito”, los responsables de salud consideran que no existe ningún riesgo de salud.

Entretanto, las autoridades sanitarias de Estados Unidos incluyeron a Bolivia y Ecuador en la lista de países de Latinoamérica y el Caribe donde hay riesgo de contagio de zika, sobre todo el vínculo entre las mujeres embarazadas y bebés que nacen con microcefalia.