Image default

Brandoni: “El peronismo tiene que aprender a perder, como hicimos nosotros, los radicales”

En una entrevista con el periodista Gustavo Rodríguez, el actor se mostró muy crítico del Kirchnerismo y manifestó su esperanza con el Gobierno de Macri.

Atrás parecen haber quedado sus aspiraciones políticas, pero no deja de ser un militante radical comprometido y, según confiesa, uno de los tantos esperanzados en que se plasme un cambio en la Argentina. Esa cuota de confianza de Luis Brandoni se comprenden desde el componente radical en el triunfo de Mauricio Macri.

“Me parece que algo tuvimos que ver en esta victoria. Tal vez algunos estén molestos porque pretenden un rol más protagónico, pero todavía hay tiempo y muchas cosas por hacer. Hay un gabinete idóneo con gente nuestra”, dice el actor, con un orgulloso visible, sentado con DiarioVeloz en un bar del barrio de Retiro.

El prestigioso actor observa declaraciones de actores militantes al kirchnerismo que asocian las palabras “popular” y “cultura”. Y no puede disimular su fastidio. “Ahora descubren lo popular…”, cuestiona el ex dirigente político, quien fuera electo diputado nacional en la Provincia de Buenos Aires en 1997 y candidato a Gobernador Aires diez años después.

– ¿Cómo ve la participación radical en el Gobierno?
– Hay unos cuantos en la segunda línea. Si bien muchos quieren más protagonismo, todavía falta mucho por hacer. Pero no es algo que me preocupe; será que ya no tengo ninguna aspiración. Hay un gabinete con gente muy capaz, pero lo que más destaco es que este Gobierno tiene banco, tiene recambio. Eso es muy valioso pensando en el futuro.

– ¿En qué aspectos ya ve el cambio que propusieron?
–  Se está dando un cambio generacional. Hay cosas que ya cambiaron, no que van a cambiar. Lo que pasa es que los argentinos somos insaciables. Creemos que la política es una cosa de todos los días. El kirchnerismo residual, ¡el kirchnerismo residual!, ya está hablando de las elecciones del año que viene. No podemos vivir en campaña todo el tiempo. Ya perdieron, que hagan su examen, que se pregunten por qué, que se rearmen como partido.

– De todos modos, se ve un peronismo mucho más conciliador que en otras épocas.
– Hay un entendimiento en los sectores parlamentarios. Ya nadie habla de nosotros y de ellos, algo que se dio durante 12 años. Eso se terminó. Así no se puede ser un país. Corríamos el riesgo de dejar de ser una nación y transformarnos en un territorio habitado. El Justicialismo es un protagonista de la vida política de la Argentina y tiene que seguir siéndolo. Y así va a ser.

– ¿Por qué siempre le costó tanto al peronismo estar fuera del poder?
– Tienen que aprender a perder, como nosotros, los radicales. A fuerza de perder poder, de derrocarnos, fuimos aprendiendo. En 1995, cuando estaba en campaña, en Necochea nos recibió el intendente. Después de tantos años, había vuelto el radicalismo. Estuvimos 72 años sin ganar. Cuando me tocó hablar, yo dije, con orgullo, que hay que ser un gran partido político para aguantar 72 años en el llano y un día volver a ganar las elecciones. Esto tienen que entender en el peronismo. No estar en el poder no significa desaparecer.

– ¿El kirchnerismo puede volver?
– No, no vuelven más. Esta es mi última expectativa de que se dé vuelta la página de la historia política en la Argentina. Estamos en vísperas de un fenómeno de esa naturaleza en nuestro país. Hay un cambio generacional que es indiscutible ya. Hay gente que está apareciendo en los primeros planos, con una gran expectativa política en todos los partidos, salvo en la Izquierda, que siguen diciendo las mismas pelotudeces de siempre.

El fútbol, su pasión, como cultura popular en la era K

Si bien hoy recuerda con nostalgia publicaciones como las revistas Antena yRadiolandia, Luis Brandoni alguna vez confesó que su sueño era ser tapa de El Gráfico. En la charla, sostiene que su pasión por el fútbol, que en otros momentos parecía inagotable, hoy está sujeta a cuestiones que lo fueron apagando. Ya no lo seduce como antes.

“El fútbol está en dificultades muy serias. Yo no quiero saber más nada hasta que no vuelvan los visitantes. El fútbol era popular por esas cosas. Hoy no están más. Esto fue por la incapacidad del Gobierno que se fue. Ahora veremos cómo se organizan”, comenta.

– Hoy se habla de fútbol estatal o fútbol privado. ¿Qué piensa de esto?
– Ese es un relato del peronismo kirchnerista, que nos quiso convencer de que, a partir del 2009, el fútbol comenzaba a ser popular. El fútbol es popular desde hace más de 100 años en este país. No nos creamos esa mentira. No podemos ser tan tontos. Incluso, hoy es menos popular que antes porque la hinchada visitante no puede ir a la cancha. Es el único país en el mundo en el que el público visitante está prohibido.

– ¿Cuánta responsabilidad tiene el kirchnerismo?
– Los clubes fueron sociedades civiles que en su mayoría tienen más de 100 años. Fue suficiente con que metiera la mano un Gobierno demagógico y populista para que se hundieran en las deudas y en la degradación. No pudo resolver el tema de las barrabravas, de la violencia, de los trapitos. No pudo, no quiso o no le convino, vaya uno a saber. Está todo podrido: el Gobierno anterior no hizo nada más que desastre metiéndose en el tema.

– ¿Qué siente cuando ve todas las evidencias de corrupción?
– Lo que se está viendo es un espectáculo obsceno y atroz. Pero ya hay un cambio. Creo que esto que va a ser superado por la sociedad argentina. No se vuelve atrás. Y esto significaría un avance extraordinario en términos de convivencia y democracia. Va a mejorar la vida de los argentinos.

Fuente: Diario Veloz