Image default

Benjamín Vicuña habló sobre su escandalosa separación de Pampita

El actor se refirió a la escandalosa separación de la conductora, después de 10 años de relación y cuatro hijos, y confesó que “fue horrible”.

En los diez años que estuvieron juntos, Pampita Benjamín Vicuña atravesaron de todo: un polémico comienzo en medio de la ruptura de la top con Martín Barrantes, los nacimientos de sus cuatro hijos, los constantes rumores de infidelidad del chileno, la trágica muerte deBlanca y una separación escandalosa.

Justamente, Vicuña habló a fondo sobre el polémico final de su historia de amor con Pampita en una nota exclusiva que le dio a Caras Chile.

Luego de que el galán asegurara que hoy está “tranquilo y feliz”, la periodista le preguntó cuánto le costó conseguir esa calma tras la difícil separación de su ex tras el infame escándalo del motorhome con la China Suárez, su actual pareja, a fines de 2015.

“Fue horrible. Por supuesto que en algunas cosas me equivoqué, y otras fueron muy injustas que generaron mucho dolor y miseria. No existe un listado de aprendizaje, hay cosas que vas entendiendo desde el cuerpo, que asimilas de a poco. Hoy ya sé lo que no quiero y entendí que hay situaciones que no puedo cambiar y otras que escapan de mi control y responsabilidad. Cada persona tiene una historia, con la diferencia que la mía se hizo pública, lo que me avergüenza y molesta. Al parecer es parte del paquete. Intento preservar lo que se pueda y otras escapan de mis manos”, aseguró Vicuña.

¿Qué errores asume en esa historia? “Que en la vida puedes hacer muy feliz a otro y también hacer daño o que te dañen. Lo importante es distinguir, darte cuenta, establecer criterios y aprender de eso. Todos nos equivocamos. Fue un período complicado”.

Además, reveló qué costos le trajo a su imagen el rótulo de infiel: “De lo que se dijo no iba a salir a cuestionar ni a defenderme porque eran temas sensibles y delicados. Esperé que las cosas decantaran. Me importa la opinión de mis hijos y punto. Las versiones que se dijeron ya están, no me puedo hacer cargo, son parte de los mitos urbanos. Me separé como cualquiera, con el dolor y la frustración que significa, añadiendo esos ingredientes externos. Me concentré en transitar en eso… Mirando hacia atrás, los dolores no se restan, se acumulan. Se murió mi hija, a los dos años me separé. Sin embargo, el ser humano tiene la maravillosa posibilidad de la resiliencia, de un renacer. Hoy me hago cargo de todo lo bueno y lo malo; tengo una familia maravillosa que es clave, una mujer increíble, alegre, sana, a quien me unen muchas cosas”.