Image default

Barack Obama visita la Argentina

Después de su visita a Cuba, el presidente estadounidense vendrá a la Argentina, “un país con un nuevo presidente que quiere empezar un nuevo capítulo de mejores relaciones con EE.UU.”, según describió uno de sus asesores

El presidente estadounidense, Barack Obama, visitará la Argentina el 23 y 24 de marzo próximo para reunirse con el jefe de Estado argentino, Mauricio Macri, con el objetivo de iniciar “una nueva era” en las relaciones bilaterales, a través de la intensificación en los esfuerzos para incrementar la cooperación diplomática y económica, entre otros aspectos de intercambio.

La visita de dos días del líder estadounidense a Buenos Aires, anunciada esta mañana por la Casa Blanca, será también la oportunidad para reconocer al presidente Macri las “contribuciones en la defensa de los derechos humanos en la región”, indicó la administración demócrata.

El consejero Adjunto de Seguridad nacional de comunicaciones estratégicas, Ben Rhodes, encargado de dar los detalles del viaje, señaló que la llegada de Obama a la Argentina marca “un nuevo inicio y era en las relaciones con Argentina”.

Al explicar por qué se eligió este momento para realizar el viaje, que a su vez se empalmará con una histórica visita previa a Cuba, el funcionario dijo a la prensa que el punto era “ir a principios” de la gestión del nuevo gobierno de Mauricio Macri.

“Queríamos sentarnos con él al principio de su mandato para trazar el camino a seguir, pero también demostrar que una piedra angular en el legado del presidente es su acercamiento a América Latina, y eso involucra la apertura con Cuba, el proceso de paz en Colombia, pero también implica asegurarnos que dejamos relaciones fuertes con países importantes como la Argentina”, añadió.

“Y creo que por esa razón también es apropiado ir en la parte final del viaje a Cuba”, agregó Rhodes al brindar una conferencia donde confirmó que la primera dama, Michelle Obama, formará parte de la comitiva que arribará a finales de marzo.

En ese sentido, el presidente Emérito del grupo de pensamiento, Inter American Dialogue, Peter Hakim, sostuvo que el viaje de Obama a la Argentina “es un mensaje de que Estados Unidos está entusiasmado con la oportunidad de volver a involucrarse”.

Por otro lado, y teniendo en cuenta que “a la comunidad política le gusta el estilo de Macri y su agenda política”, el otro mensaje que el presidente norteamericano quiere dar al resto de América Latina con su visita a Buenos Aires, es que “lo que gusta en Argentina, le gustaría verlo (ocurrir) más ampliamente” en la región, señaló Hakim a Télam.

Según informó la Casa Blanca, la decisión de llevar adelante la primer visita presidencial “de enfoque bilateral” al país en casi dos décadas, está basada en intercambiar sobre “el programa de reformas del presidente Macri y sus contribuciones en la defensa de los derechos humanos en la región”.

A su vez, se buscará “profundizar los esfuerzos para incrementar la cooperación” en temas que incluirán “comercio e inversión, energía renovable y cambio climático y seguridad ciudadana”.

Bajo una mirada más global, el viaje de finales de marzo también “refleja el sentimiento” que es percibido en la región, “especialmente desde la apertura con Cuba, de que hay más receptividad a trabajar con Estados Unidos”, por lo que se espera que “la recepción (en Argentina) será muy positiva”, explicó el Consejero Adjunto de Seguridad Nacional de Comunicaciones Estratégicas, Ben Rhodes.

El anuncio de la visita del líder demócrata llega luego de varias señales por parte de la administración estadounidense que comenzaron a finales de enero en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, con una reunión bilateral entre la canciller, Susana Malcorra, y el secretario de Estado, John Kerry.

Fue en ese mismo espacio donde el secretario del Tesoro, Jacob Lew, siguió la nueva sintonía en las relaciones al anunciar que su gobierno ponía fin a la “política de oponerse a la mayoría de los préstamos a la Argentina de bancos multilaterales de desarrollo”.

Esta tarde, Malcorra señaló que “la visita de Barack Obama es otra prueba fehaciente de lo que estamos diciendo: la Argentina está reinsertándose en el mundo, manteniendo y abriendo vínculos con todos nuestros interlocutores y los potenciales socios”.

El arribo de Obama el 23 de marzo, en vísperas del 40 aniversario del Golpe de Estado de 1976, marcará la primera visita a la Argentina de un presidente estadounidense enmarcada en un enfoque bilateral, desde octubre de 1997, cuando Bill Clinton mantuvo un encuentro con el entonces mandatario Carlos Menem, en San Carlos de Bariloche.

El líder riojano había llevado adelante previamente, en diciembre de 1990, otra bilateral con su par republicano, George H. W. Bush.

El último jefe de Estado norteamericano en viajar al país, fue su hijo, el ex presidente George W. Bush, quien se trasladó hacia el Sur para participar del encuentro de la Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Mar del Plata en noviembre de 2005.