Image default

Báez y sus abogados ratificaron la carta que vincula a Casanello con CFK, y volvería a declarar

Los abogados del empresario detenido por presunto lavado entregaron un escrito a la Cámara Federal porteña en el que su defendido confirma el contenido de la misivia atribuida a él. Considera “pertinente y útil” dar sus testimonio al respecto.

Sobre la hora, los abogados Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari, defensores de Lázaro Báez, ratificaron la carta que se adjuntó al expediente en la Cámara Federal días atrás y en la que el empresario vincula al juez Sebastián Casanello con Cristina Kirchner. Pero además, en el final del escrito al que accedió Clarín, Báez se ofrece en persona a declarar “para dar testimonio sobre distintos acontecimientos en los que he participado”. El socio de los Kirchner insiste en que hay un “sesgo direccionado de la investigación” por parte del magistrado que lo mandó a detener.

Como adelantó este diario, se trata de la nota escrita por Báez, donde asegura que vio en la quinta de Olivos al magistrado esperando para ser recibido por la ex Presidenta, algo que ambos negaron rotundamente.

Ese texto busca ser utilizado por el empresario para desplazar al juez que le mandó a detener. La pelota quedó del lado de la Justicia. “Lázaro Antonio Báez, por propio derecho (…) la nota citada en este incidentes que se me atribuyen efectivamente fue confeccionada de mi puño y letra y firmada ante la autoridad penitenciaria”, escribió el empresario K en la presentación que realizaron sus abogados esta mañana.

Pese a que hace diez días no estuvo dispuesto a declarar ante la Cámara Federal los hechos que describe en la carta presentada el 9 de junio a través del abogado de su hijo Leandro, ahora Báezse ofrece a dar “testimonio sobre distintos acontecimientos en los que he participado y que podrían resultar de interés para evaluar la actuación del Juez Casanello“.

Repite, una vez más, que hay un “sesgo direccionado de la investigación” algo que ya viene planteando su hijo a través de sus abogados Santiago Viola y Claudia Balbín, y por lo que piden la recusación del Magistrado.

Hasta anoche los representantes de Báez dudaban qué hacer: ratificar la carta obliga a que se compruebe la existencia del encuentro denunciado; rectificar la carta lo incrimina por falso testimonio y complica aún más la situación de Leandro, su hijo, que fue el primero en apuntar contra Cristina. Las consecuencias de ambas decisiones eran evaluadas ayer hasta última hora hasta que finalmente, hoy decidieron realizar una presentación que ratifica que el documentofue escrito por el empresario K y su contenido, más el ofrecimiento de su testimonio.

“La presentación es del cliente, él confirmó eso”, señalaron temprano aClarín allegados al empresario K. “La carta es de su puño y letra”, indicaron. Ahora, la Cámara Federal deberá decidir qué hacer con esta prueba y qué validez le da. Debe decidir si dar lugar al pedido de recusación del Magistrado que hizo el hijo de Báez a través de dos escritos. Y si confirma el procesamiento de Lázaro, que apeló la decisión.

En una carta a la Cámara, Báez dijo que vio a Casanello en Olivos.

En el escrito presentado ante la Cámara Federal esta mañana, además de ratificar la carta escrita por Báez, su defensa indica que aquella se trató de una decisión de “forma autónoma e inconsulta” y “sin la intervención ni el conocimiento de estos letrados defensores”. Así Rubinovich y Sal Lari dejaron en claro que fue una estrategia de Lázaro Báez de la cual, pese a ser los defensores del empresario, no participaron.

Además, la defensa del empresario K indica en el último párrafo, que la carta de 19 líneas que escribió desde el Penal de Ezeiza Báez, “tiene vinculación directa con la estrategia de Leandro Báez y sus letrados defensores”. Así, explican que son ellos quienes deberán “efectuar los aportes” para que se evalúe la relevancia que se le dará a dicha nota. Pero el propio Lázaro se ofrece a “dar testimonio”.

Con su huella digital, su documento de identidad y firma, días atrás el empresario K por primera vez involucró a la ex Presidenta en la Ruta del Dinero K. En la carta asegura que al terminar una reunión con Cristina, a quien en la nota menciona una sola vez y como “Doctora Fernández”, sin el “Kirchner”, vio “al juez Casanello esperando para entrevistarse con la entonces Presidenta“. Ubica esa situación en septiembre de 2015.

La difusión de la carta llamó la atención en el ámbito judicial y el político, ya que Lázaro Báez no mencionó el tema en la audiencia que él mismo solicitó a la Cámara Federal, para embestir contra Casanello.

El cambio de dirección en su estrategia de defensa, se debería a la preocupación de Lázaro por la situación judicial de su hijo Leandro, que con sus abogados Viola y Claudia Balbín avanzaría con su propia idea: señalar que el juez Sebastián Casanello “redirecciona la causa hacia la familia Báez” y que se debe investigar “a Cristina Kirchner”.