Image default

Audio inédito del día que un fan amenazó con un arma a Charly García

El jueves 29 de noviembre de 1990 se vivió un hecho muy particular en el Gran Rex: una persona del público subió al escenario y apuntó al músico en la sien.

El hecho ocurrió el 29 de noviembre de 1990, cuando el artista realizaba una de las actuaciones para presentar su disco “Filosofía barata y zapatos de goma” ante más de tres mil espectadores y, aunque fue registrado en distintos diarios porteños, hasta ahora no se tenían registros de ningún tipo.

En ese marco, cuando Charly entonaba las estrofas de “No me verás en el subte”, una persona del público se acercó hasta el lugar en el que estaba sentado en su taburete desde el que tocaba su sintetizador.

En un momento fue imposible no ver a alguien que, sorteando a un integrante de la seguridad en el pasillo izquierdo, saltaba al escenario bruscamente, vestido con una especie de sotana o piloto. En la subida trastabilla y vuelan papeles a su alrededor (luego se supo que eran fotos de Charly). Parecía un típico fan de esos que lo abrazan y se dejan echar del escenario sin oponer resistencia. Pero no. Da dos o tres pasos y abraza a Charly por atrás mientras le dice cosas al oído. El arma no se veía: la tapaba la cabeza de García“, rememoró el periodista Darío Calderón, quien este miércoles publicó el “bootleg” de aquel recital en su cuenta de YouTube.

En ese momento, el referente de la música nacional logró quitar el arma de su sien y apareció desde atrás el entonces “plomo” de García, Carlos “Quebracho” Rodríguez, quien agarró al joven y lo desarmó.

Okey. Ey, ey. ¡Stop, stop, stop, stop! Paren la escena. ¿Esto qué es? Es un revólver. Es tuyo“, le dijo Charly en ese momento al joven, tal como se puede escuchar en el audio que salió a la luz casi 28 años después de ese incidente. “Esto es en serio, loco“, le aclaró el músico al público, que hasta ese momento pensaba que se trataba de una puesta en escena incluida en el recital.

Okey. I don t know. This, for me, is shit (No lo sé. Esto para mí es una mierda). Era de plástico, pero yo cómo sabía cuando me lo puso. Qué momento loco. Esto es música“, agregó.

Pese al momento que le tocó vivir, García reclamó a sus colaboradores que no agredieran al joven que portaba el arma de juguete: “Che, no le peguen al pibe. Esto es un recital, no es un box. ¡Sala! ¡Moya, representante! Arreglen eso, por favor. Acá no se le viene a pegar a nadie, nadie le pega a nadie, no me hinchen las pelotas, nadie me pone un revólver en la cabeza. Okey“. “Fue un momento que te encargo, eh”, comentó, para desdramatizar la situación que había alarmado a los espectadores y a su equipo de músicos y colaboradores.

Cuando el joven era bajado del escenario, el público lo insultó por el susto que les había generado. Sin embargo, Charly García no le dio más importancia y, tras un breve paso por el camarín, siguió con “Fanky”, el tema que continuaba en la lista preparada para esa serie de presentaciones en el Teatro Gran Rex.

Me tuve que tomar un whisky. Ustedes imagínense, que a mí la bebida no me gusta. ¡Qué momento, la puta madre! ¡Lo que van a decir los diarios!“, explicó, generando la carcajada de sus fanáticos. Después de algunas canciones, el artista volvió a referirse al tema con una pizca de humor: “¡Soy el (John) Lennon del subdesarrollo, loco!”.

“Sobre la identidad del proto Mark Chapman, en el diario Página/12 se lo describió como `brillante estudiante de música y modelo de chico consentido por sus mayores que juraba que sólo había querido subir a cantar, al tiempo que afirmaba ser amigo de García”, explica el periodista Roque Di Pietro en su libro “Esta noche toca Charly. Un viaje por los recitales de Charly García (1956-1993)”.

“El agresor relataba el episodio del arma como una picardía que había cometido en el pasado y que, en efecto, tal como relató el propio García, estaba vestido de cura cuando trepó al escenario. También que usaba el pelo teñido de rubio-amarillo y había consumido cantidades importantes de LSD desde su adolescencia cuyas secuelas en su comportamiento eran evidentes”, agrega la obra dedicada a los recitales de Charly.

En esa época, la banda que acompañaba a García estaba integrada por Carlos “Negro” García López como guitarrista; Fernando Lupano en bajo; Fernando Samalea en la batería; Fabián “Zorrito” Quintiero en teclados; Hilda Lizarazu como acompañante en las voces.

Escuchá los dos audios del recital: