Image default

ATE prepara un paro nacional para febrero: se habla de 15.000 despidos

El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado  Hugo Godoy anticipó que habrá “medidas de acción directa” en febrero.

“Seguramente vamos a definir medidas de acción directa y no va a pasar el mes de febrero sin que estas medidas se realicen si el gobierno no modifica seriamente su actitud. Lo mínimo es un paro nacional de los estatales”, advirtió.

El gremialista dijo que además que desde ATE siempre realizan “paros activos con movilizaciones” y que de esa “tradición de lucha saldrá la decisión” que tomarán luego de un plenario que realizarán el próximo miércoles.

Godoy calculó que hasta mediados de enero hubo unos 15 mil estatales despedidos, tanto en la administración nacional, como en las provincias y municipios, y si bien dijo que algunos fueron reincorporados, en la segunda quincena del mes “ha recrudecido esta serie de despidos masiva”.

En ese sentido, cuestionó al Gobierno de Mauricio Macri de implementar un “métodos policiaco” a la hora de los despidos, pero afirmó que el precedente de la situación que viven los estatales está en la precarización durante la gestión de Cristina Kirchner.

“Esta ola de despidos masivos que está llevando adelante Mauricio Macri en el gobierno nacional tiene como precedente los 95 mil trabajadores precarizados que instauró el gobierno anterior. Hay municipios y gobernadores del Frente para la Victoria que también están despidiendo gente. Por eso la pelea tiene que llegar a todos los municipios, provincias, no solo a la Nación, sin distinción del color del que gobierna”, sostuvo.

Con respecto a la posibilidad de sumar a otros sectores sindicales a la protesta, Godoy dijo que la discusión de las agrupaciones “tiene que darse en las calles, en las asambleas, en la lucha, y no entre dirigentes”.

“Nuestra tradición es el debate abierto y democrático, no el contubernio entre dirigentes. No va a haber unidad solamente porque dos dirigentes digan que la hay”, resaltó.

Ayer, más de 600 trabajadores fueron despedidos de la Casa Rosada, el Ministerio de Cultura y el Banco Central, mientras que desde el Gobierno ratificaron la implementación de un “plan de reducción” de personal del Estado.