Image default

Aseguran que se investigó mal el caso Zumara

Cuando arrecian las versiones que ya dan como un hecho el inminente archivo del caso Zumara, se presume, luego de que el fiscal les impute a los padres de la chiquita haber sido los responsables de su muerte en un polémico hecho que se produciría en febrero de este año, un perito especialista en Criminalística que viene colaborando en la causa judicial insiste en que se investigó mal.

Lo que observo en esta causa, que me llama mucho la atención”, dijo Clavel, “es que hay una serie de indicios materiales –comprobables y palpables—que a mí me hacen suponer que la nena no falleció por asfixia por inmersión. Que nunca estuvo en el canal (de riego al que se decía había caído desde un principio)”, afirmó y explicó después que su opinión se respalda en la coloración de la piel que vio en las fotos del cadáver de la pequeña.“Otra cosa que me llamó poderosamente la atención es que en las fotografías se observa un orificio en el cráneo que es de ciertas dimensiones y al preguntar se me comentó que era producto de la acción de una alimaña. Yo no creo que una alimaña pueda producir un orificio de casi nueve centímetros; dudo de eso. Tampoco acá hay aves con pico para ocasionar un orificio de esa magnitud y un perro tampoco, porque si no los incisivos hubieran quedado marcados”, aclaró. “O sea, todo lo que digo microscópicamente se puede probar pero no se hizo”, añadió.“Si estuvo sumergida en el agua el pañal y el pantalón nunca hubiera aparecido enteros”, añadió, “y además me llama la atención que en el informe de la autopsia hayan dictaminado que no se nota ningún traumatismo, cuando al orificio (del cráneo) yo lo vi en una foto y ellos tendrían que haberlo notado. No hay fotografías en la autopsia de ese orificio. Es decir, hay una serie de indicios materiales que se han descartado, no sé por qué causa, que son importantes para decirle a los padres de la pequeña cómo falleció”, observó el perito.La pequeña Zumara Berenice Orias, de un año y meses de vida, despareció de la vista de sus padres la tarde del 30 de noviembre de 2014 en un sector rural cercano a Trelew y su cuerpo fue encontrado desmembrado a mediados de enero del año pasado en una chacra que está muy cerca del lugar en el que se presumía que había caído a un canal de riego.Desde ese entonces el fiscal Fabián Moyano tiene la causa y no ha logrado esclarecer qué fue lo que le pasó a la chiquita. Cómo y en qué circunstancias murió. Si la mataron o murió ahogada. Ahora, Moyano quiere llevar a los padres ante un juez y responsabilizarlos de su fallecimiento en una polémica medida que se estaría llevando adelante en una audiencia que está prevista para los próximos días.Clavel consideró que el deceso de la pequeña Zumara “tiene todas las características de una muerte violenta. No sé si fue homicidio que si alguien la golpeó sin querer y la quiso ocultar, pero fue algo violento”, sostuvo. “Y esa nena jamás estuvo en el agua porque el cuerpo apareció en un lugar muy distante de la orilla del canal”, certificó.“Pero entonces cómo llegó el cuerpito hasta ahí (hasta el sitio en donde fue hallado); qué pasó, ¿desbordó el canal?”, se preguntó, “y es indudable que quien puso el cuerpito ahí es conocedor de la zona, porque apareció en una especie de cueva con ramas. Se ve en las fotos. Incluso el que está trabajando se encuentra agachado, tratando de correr la tierra para ir descubriendo el cuerpo porque fue como que estaba oculto y ¿qué animal lo pudo haber llevado hasta ese sitio y esconderlo de esa manera, dejando la cabeza afuera y el resto del cuerpo tapado?”, volvió a cuestionar. “Entonces hay cosas que a uno, aplicando la sana lógica, no le cierran: es imposible que esta nena haya muerto por haberse caído al canal”, reiteró.“Fue una muerte accidental o un homicidio pero para que esa nenita descanse en paz, para que su familia tenga tranquilidad, sería interesante de que se llegue a la verdad”, pidió finalmente el comisario Clavel.