Image default

Asalto, tiros y muerte en un colectivo: murió un policía que buscó defender a pasajeros

El oficial recibió varios disparos por la espalda. Los delincuentes le quitaron el arma reglamentaria y escaparon.

Un efectivo de la Policía Federal y un pasajero murieron tras un robo y tiroteo a bordo de un colectivo en el barrio porteño de Barracas. Los delincuentes huyeron con su arma reglamentaria del oficial.

El hecho tuvo lugar a las 23.40 de anoche dentro de un interno de la línea 100 que circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez, al que subieron dos delincuentes armados y empezaron a robarle sus pertenencias a las personas que viajaban a bordo del interno 4845, el oficial de la Policía Federal Esteban Lagos decidió intervenir.

Según la reconstrucción de los hechos, mientras uno de los ladrones se ubicó en la parte delantera de la unidad para amenazar al chofer, otro se fue al fondo. Por ello, cuando Lagos, quien viajaba uniformado, se levantó de su asiento para dar la voz de alto, se inició un tiroteo y fue sorprendido por la espalda por el ladrón que estaba en la parte trasera de la unidad.

A raíz de los balazos, fueron alcanzados por las balas el policía, quien presentaba al menos tres disparos, un recolector de residuos, identificado como Juan Roberto Bonifacio, de 34 años, y un tercer pasajero con una herida leve en un pie.

Los dos delincuentes resultaron ilesos y escaparon de la unidad luego de robarle al policía baleado su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria.

Luego del asalto y el tiroteo, el chofer condujo el colectivo hasta la puerta de la comisaría vecinal 4D de la Policía de la Ciudad, donde pidió ayuda y desde donde se produjeron los traslados de los baleados.

El agente Lagos fue al hospital Churruca, donde falleció, mientras que los otros dos pasajeros baleados fueron llevados al Argerich, donde Bonifacio ingresó con heridas en varios órganos y murió mientras era operado, y el otro sólo presentaba una herida leve en un pie y ya fue derivado a otro sanatorio por su obra social.

La causa es investigada por el fiscal Martín López Perrando, de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 12.