Image default

Arroyo Salgado: “Nunca tuve dudas de que a Nisman lo mataron”

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado insistió esta mañana que no tiene “ninguna duda” de que la muerte de su ex esposo, el fiscal Alberto Nisman, “se trató de un magnicidio”. “Nunca tuve dudas de que a Nisman lo mataron”, dijo por Radio Mitre.

La ex esposa de Nisman afirmó que “no tengo ninguna duda de que se trató de un magnicidio” y destacó un avance en la investigación desde que la jueza Fabiana Palmaghini tomó la causa y corrió del manejo de la investigación a la fiscal Viviana Fein.

Ayer, miles de personas, entre ellas funcionarios del Gobierno nacional encabezados por la vicepresidenta Gabriela Michetti, se concentraron en la Plaza Alemania, en el barrio de Palermo, para reclamar por el esclarecimiento de la muerte de Alberto Nisman, al cumplirse un año de su deceso.

Al iniciarse el acto, Sara Garfunkel, la madre de Nisman, se saludó con la vicepresidenta Michetti y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quienes ratificaron el compromiso del Gobierno para esclarecer el ataque a la mutual judía y la muerte del fiscal.

Luego, bajo la convocatoria “Velas por Nisman” organizada por la DAIA, los oradores y los participantes de la movilización encendieron pabilos para “iluminar el camino de la justicia”.

“Cuarenta millones de argentinos queremos saber cómo se disparó el arma (que mató a Nisman) y quién lo hizo -dijo el titular de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, en medio de aplausos-. Cómo es posible que un año de investigaciones no conduzcan a nada. Esperemos que la declaraciones de agentes de inteligencia arroje luz sobre esta muerte tan injusta. No queremos que Nisman sea la víctima 86 del atentado contra la AMIA”.

En la plaza de la esquina de las avenidas Libertador y Scalabrini Ortiz, también estuvieron Bullrich y la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso, quienes el año pasado -como legisladoras de la oposición- tuvieron contacto directos con Nisman tras su denuncia contra la ex presidenta Cristina Fernández.

El acto comenzó cerca de las 19 con un minuto de silencio y las hijas de Nisman Iara y Kala -que anteayer estuvieron reunidas con el presidente Mauricio Macri- enviaron una carta que leyó una tía materna para agradecer el acompañamiento social y explicar que preferían vivir ese aniversario en privado.

Luego, fue el turno del periodista Joaquín Morales Sola quien manifestó su convicción del “asesinato” de Nisman y afirmó que al fiscal lo mataron “tres veces: cuando su madre encontró su cuerpo; cuando lo calumniaron y cuando algunos jueces rechazaron investigar la gravísima denuncia que había hecho contra el gobierno de entonces”.

“Esos jueces tienen que ser juzgados por los organismos competentes de la justicia -dijo en medio de aplausos-. Ellos tienen que explicar por qué salieron corriendo presurosos en auxilio de los que gobernaban”.

Luego habló el fiscal de la Cámara del Crimen Ricardo Sáenz -uno de los organizadores de la marcha de silencio que se hizo al mes de la muerte del fiscal- quien resaltó los logros de su colega y los pedidos de capturas de los iraníes sospechosos del ataque.