Image default

Arcioni sobre la zonificación minera: “No debemos esquivar debates históricos”

Una buena parte del discurso del gobernador Mariano Arcioni estuvo dedicado a defender el proyecto productivo para la meseta, que incluye la zonificación minera.

Apuntó que se logrará «con más diálogo constructivo, que encuentre virtudes en las diferencias, con templanza para comprender los procesos de entendimiento necesarios, con solidaridad y empatía. Que los que siguen hablando desde la lejanía, reconozcan las necesidades reales de la gente, sin especulaciones políticas egoístas».

Arcioni sentenció que «si alguien cree que al final del camino habrán héroes; se equivoca. Si alguien cree que realmente podemos seguir hipotecando el futuro de nuestras comunidades, por intereses individualistas, electorales, esporádicos o partidarios; se equivoca. Si alguien cree que debemos seguir esquivando debates históricos, se equivoca».

Además apuntó que «las transformaciones profundas conllevan temores e incertidumbre. Pero somos conscientes de que estas reformas nos fortalecerán y por ello nuestra perseverancia en seguir adelante, poniéndonos a disposición para dar los debates que sean necesarios».

Es necesario «dar un paso adelante en respuesta a los déficit históricos de nuestra provincia y de su sector productivo. Chubut y Argentina necesitan hoy más que nunca, ampliar su matriz productiva, crecer y exportar. No alcanza sólo asistir a los sectores más vulnerables, sin dejarles herramientas para el futuro. El Estado no puede basar su política pública en este sentido», indicó el Gobernador.

 

«Hacerle frente a los desafíos»

«Queremos una provincia pujante», sostuvo Arcioni, recordando que encargó un trabajo de investigación y relevamiento de información. «Contamos con datos y estudios contundentes sobre la realidad actual de esta zona, y lo más importante, sobre el potencial y oportunidades en materia de desarrollo productivo. Es hora de dejar de mirar para otro lado, de salir de nuestra zona de confort para hacerle frente a los desafíos de una industria con un inmenso potencial en la nueva economía global y en los nuevos sistemas productivos», indicó.

Enfatizó además que «el agua no se toca, porque amamos nuestro río y no se lo vamos a regalar a nadie. Porque el agua es vida. La cordillera no se toca. Porque creemos en la soberanía de sus pueblos que le dicen no a la minería. No se usa cianuro. Está previsto que la producción se realice respetando los principios ambientales y sociales, con trabajadores capacitados, proporcionando información ambiental de manera oportuna y adecuada, generando el involucramiento y la participación de las comunidades locales».

Pidió dialogo 

«No me creo dueño de la verdad -continuó Arcioni al defender el proyecto minero-. Sólo pedí siempre que dialoguemos sin violencia y con humildad, con tolerancia e incorporando los intereses de todos, con mirada amplia. La industria minera, como todas las cosas, también ha evolucionado».
En ese sentido expresó que «hay una nueva manera de hacer minería, ambientalmente sostenible, socialmente inclusiva, económicamente integrada, transparente y abierta a la sociedad, y con gobernanza de los recursos naturales».

«Podemos demostrar que estamos en condiciones de: -integrar a la meseta como región productiva, y devolverles la dignidad a sus habitantes; fundar las condiciones para la inversión, y el desarrollo de infraestructura para crear un nuevo polo productivo de largo plazo; transformar la realidad y devolver la esperanza a comunidades postergadas históricamente. Y el cuidado del medio ambiente no se negocia. Es un eje central, condicionante y prioritario del plan de desarrollo productivo», indicó.
Fuente: El Chubut