Image default

Aranguren defendió la compra de gas a Chile: “Es más barato que importar gasoil”

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, justificó la compra de gas a Chile para abastecer la demanda en invierno, y aseguró que la medida le significa al país un ahorro de u$s 46 millones

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, salió al cruce de las críticas por la decisión del Gobierno de comprarle gas a Chile a un precio de US$7 el millón de BTU, cuando ya se le compra a Bolivia a un valor de US$3 y se importa gas licuado a un costo de US$6,5 por el mismo volumen. Según el funcionario, contra lo que se sostuvo, la medida le significa al país un ahorro de US$46 millones, porque lo que se reemplaza es energía generada a partir de gasoil, que tiene un costo mayor.

“Nuestra obligación es tratar de hacerle la vida más fácil a la gente y que haya disponibilidad de producto cuando se necesita, que cuando se acerca el invierno haya gas. Por eso tenemos que tratar de conseguir ese producto de la mayor cantidad de fuentes posibles”, subrayó Aranguren en declaraciones a radio Mitre.

El mismo ministro mencionó que “hoy la Argentina importa gas de Bolivia a un US$3 la unidad de medida” e “importa gas licuado a aproximadamente US$6,5 la misma unidad”, pero señaló que en invierno, cuando falta gas, “se quema gasoil para generar energía eléctrica”.

“Si tuviéramos acceso a otra fuente de gas natural tendríamos mayor disponibilidad para que las amas de casa tengan gas en sus hogares o no le cortemos el gas a las industrias o no les cortemos el GNC a los taxistas”, continuó y afirmó: “Tuvimos posibilidad de comprarle gas a Chile, que tiene también plantas de regasificación con capacidad ociosa, y lo compramos a US$7 el millón de BTU, y desplaza gasoil, que lo compramos a US$10, lo que le significa al Estado un ahorro de US$46 millones”.

¿Por qué no comprarle más gas a Bolivia o traer más gas por barco? “Bolivia –respondió Aranguren- le vende a Brasil a Argentina y no tiene más gas. Y en el invierno está completa la posibilidad de recibir más gas por barco. Por lo tanto la oportunidad que teníamos para reemplazar el gasoil era ésta”. “Estamos reemplazando un producto que nos sale US$10,5 por millón de BTU por otro que nos sale US$. Obviamente es más caro que el que nos sale 3, pero no hay”, concluyó.

Sobre la polémica desatada, también respondieron las autoridades de Enarsa, la empresa encargada de la operación. En una entrevista con el portal lapolíticaonline.com -que reveló la operación-, el presidente de la empresa de energía, Hugo Balboa y el director, José María Zuliani,  destacaron que el acuerdo con la firma Solgas “era la única y más conveniente opción de abastecimiento de gas para el invierno” y se tuvo que aceptar las condiciones fijadas por los proveedores, como el pago por adelantado, por “la falta de confianza en el país que tienen las empresas chilenas”.

Balboa y Zuliani también argumentaron en el mismo sentido que Aranguren sobre la conveniencia del GNL sobre el gasoil, por un tema de costos.

Además, respondieron sobre una clausula de confidencialidad en otro acuerdo, esta vez con la estatal ENAP, y lo diferenciaron del que firmó YPF con la estadounidense Chevron.“La confidencialidad –señalaron –recae sobre las cuestiones económicas porque la parte no quiere que otra competidora conozca los detalles del acuerdo”.