Image default

Aranguren compra gas a Chile en forma directa y lo paga 128% más caro

Tras haber sido el blanco de fuertes críticas por el último aumento de los combustibles, el ministro de Energía, Juan José Aranguren convalidó una polémica importación de gas natural de Chile que, según opinan varios especialistas del sector, presenta ribetes insólitos y muy difíciles de justificar.

Polémica despertó el precio que la estatal Enarsa le pagará a la franco-belga Engie por el gas natural que su filial Solgas entregará desde el norte.

Esto porque en el contrato recién suscrito por ambas empresas y que ayer fue revelado por medios locales, la tarifa acordada es de US$ 6,9 por millón de BTU (unidad térmica británica), este valor es un 128% superior a los US$ 3,02 que actualmente se pagan por las importaciones del hidrocarburo proveniente de Bolivia.

Si se compara con el precio que pagamos por las compras de GNL que realiza en el extranjero y que se recibe en los terminales flotantes de regasificación de Escobar y Bahía Blanca, los que abastecen los consumos de la capital federal, Buenos Aires, la tarifa pactada para los envíos desde Chile también es superior, considerando que la última compra realizada por Enarsa se cerró a US$ 4,5 por millón de BTU.

De acuerdo con el contrato al que tuvo acceso el medio La Política Online, establece el pago por adelantado, el que ascendería a unos US$ 23 millones por 86 millones de m3 de gas natural, que se entregarían hasta mediados de agosto. La venta considera una cláusula de “Take or Pay”, que supone un pago a todo evento y fija un sistema de arbitraje y la resolución de controversias de acuerdo con las leyes de Nueva York.

Los términos del convenio, particularmente el precio, desataron la polémica porque se conocen justo tras las alzas en las tarifas de los combustibles líquidos y el gas natural, lo que le ha valido críticas al ministro de Minería y Energía, Juan José Aranguren.