Image default

Ángelo Calcaterra y los 3000 millones de dólares que le entregó su primo Mauricio

El Presidente asignó unos 3000 millones de dólares para terminar la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento, justo lo que reclamaba el contratista, pese a que un informe del Estado precisó que restaban desembolsar entre 2055 y 2264 millones como máximo. Su primo Angelo Calcaterra, entre los principales beneficiados.

Ángelo Calcaterra es el primo del presidente Mauricio Macri. De profesión arquitecto, el hijo de la única hermana de Franco quedó al frente de las empresas Iecsa y Creurban del Grupo Socma, dos firmas constructoras e inmobiliarias, respectivamente, en las que el actual mandatario figuraba como director. El ascenso de Calcaterra a jefe del clan familiar en 2007 coincidió con el lanzamiento político de Mauricio en la ciudad de Buenos Aires.

Las sociedades controladas por Calcaterra se convirtieron ese año en el Grupo ODS cuando la firma italiana Ghella ingresó como accionista y socia del empresario. El holding agrupa constructoras, inmobiliarias, financieras y concesionarias. El portal Nuestras Voces señaló que en seis meses el total de lo contratado a Iecsa se elevó al doble de lo contratado durante los doce años del gobierno anterior, pese a ser la tercera empresa que más obra había recibido en ese período.

El presidente Mauricio Macri firmó el 16 de junio el decreto 797 a través del cual asignó 45.000 millones de pesos, unos 3000 millones de dólares, para realizar el soterramiento del ferrocarril Sarmiento. La decisión sorprendió a los que conocen el proyecto porque es el monto exacto que venía reclamando desde hace tiempo el consorcio privado encargado de la obra, cifra que los técnicos responsables de monitorear la obra se habían negado a convalidar por considerar que estaba inflada, lo que había empantanado la negociación. Un informe de gestión presentado en diciembre por los responsables de la Unidad Ejecutora del Soterramiento encargada de controlar el proyecto, al que accedió Página/12, detalla que el monto actualizado a pagar por la obra faltante oscilaba entre 2055 y 2264 millones de dólares, según el criterio de actualización a adoptarse. Sin embargo, el gobierno reconoció de golpe entre 750 y 945 millones de dólares más sin dar explicaciones sobre los motivos de tamaña concesión. Los beneficiados son la brasileña Odebrecht, la italiana Ghella, la española Comsa y la argentina Iecsa, firma que originariamente era del Grupo Macri y luego fue vendida a Angelo Calcaterra, primo del primer mandatario.

El proyecto de soterramiento del ferrocarril Sarmiento fue incorporado al plan de obras públicas que llevó adelante el kirchnerismo en febrero de 2006 a través de la resolución 82 de la Secretaría de Transporte. Esa misma norma contempló el llamado a licitación y en octubre el consorcio encabezado entonces por IECSA quedó entre los precalificados, junto a Benito Roggio y el Grupo Isolux. Al año siguiente se modificó el objeto de la licitación y en octubre de 2007 sólo presentaron oferta económica los consorcios encabezados por IECSA e Isolux. Finalmente, en enero de 2008, hace ya más de ocho años, se le adjudicó la obra a IECSA, pero pocos meses después estalló la crisis financiera internacional y se volvió inviable el financiamiento propuesto originalmente por la contratista.