Image default

Alfredo Casero: “Tendríamos que habernos dado cuenta antes que era una persona enferma”

El actor y humorista que supo cruzarse con Víctor Hugo, Juan Cabandié y Diego Brancatelli, hoy definió a Cristina como “una enferma y sociópata”.

“Estoy expectante a ver hasta dónde llega este payaseterío”. Nunca anduvo con vueltas Alfredo Casero al hablar de política y mucho menos cuando se referió al kirchnerismo.

El actor, que tuvo en el último tramo de este gobierno fuertes enfrentamientos mediáticos con Víctor Hugo Morales, Estela de Carlotto y hasta abandonó un estudio de TV luego de cruzarse con Diego Brancatelli, ahora volvió a la carga.

“Tendríamos que habernos dado cuenta antes de que era una persona enferma (en relación a Cristina), todo esto es una vergüenza”, disparó hoy Casero en el programa de Ernesto Tenembaum, por Radio con Vos. Y agregó que “existe una enfermedad clarísima, que es la sociopatía. Maneja un montón de gente que la lleva de acá para allá, lo lamentable es la cantidad de pibes jóvenes a los que les terminaron mintiendo”.

El humorista se puso serio y también analizó: “Los kirchneristas dejaron un montón de agujeros y de gente que exige, al poner a andar una gran máquina con dinero que no les pertenecía”. “Cha, cha, cha fue superado por la realidad”, añadió.

Si bien hace unos meses que había bajado el nivel de exposición de sus críticas, este Casero explosivo en los medios nació cuando cruzó a Juan Cabandié, diputado nacional, en aquella discusión por una multa que terminó en amenaza a una agente de tránsito. La respuesta de Casero (en la que se coló su propia historia de identidad, porque comprobó, vía ADN, que no era hijo de su padre) generó la réplica de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, y ése fue su segundo round abierto contra el oficialismo.

“¿Cómo va a decir que yo me muevo por el dinero?” Había dicho luego el humorista sobre Carlotto. “Si quiere charlamos sobre las 42 personas que se llaman Carlotto y están trabajando en el Estado, fue su respuesta”. Hoy volvió a insistir: “Necesitamos armar una república”.