Image default

Alfonsín: “No voy a quedarme en la UCR si no es bueno para el país”

El dirigente radical Alfonsín confirmó que evalúa irse de la UCR y enfrentar a Macri con un frente progresista.

Los dirigentes Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella presentaron ayer una agenda progresista con eje en la “equidad” y en el “desarrollo”, en un encuentro en el Hotel Savoy que se insinúa como el puntapié inicial de la conformación de un espacio interno opositor a la conducción del radicalismo, encabezada por el gobernador Alfredo Cornejo.

Si bien el propósito fue presentar una agenda que “traduzca en iniciativas” la identidad de la UCR y le “devuelva a la sociedad un partido al servicio de los sectores populares”, Alfonsín aceptó que su objetivo -a futuro- es “disputar” espacio en la Convención Nacional del partido.

“Una línea interna con fines electorales no es la prioridad en este momento, más adelante veremos si lo hacemos”, declaró Alfonsín, quien insistió con que la UCR “tiene que reunirse con fuerzas afines”, pero admitió que esa idea todavía “no es mayoritaria” en el partido.

Sin embargo, la presencia en el Savoy de la titular del GEN, Margarita Stolbizer, y el saludo enviado por el socialista Antonio Bonfatti y el líder de Evolución, Martín Lousteau, abonaron la idea de reflotar un frente progresista, como el que lideró Hermes Binner, en el 2011, ahora con la presencia de radicales.

“Es imprescindible que el progresismo asuma la construcción de una nueva coalición política”, dijo Stolbizer frente a los radicales, quien tuvo duros términos tanto para el kirchnerismo que en “nombre del progresismo se llenó los bolsillos” y al Gobierno al que acusó de “gratificar a los grandes grupos económicos en vez de atender las necesidades de los trabajadores”.

Storani fue más allá y aseguró que “hasta ahora no existe voluntad política de parte del PRO” de habilitar ámbitos “institucionalizados” de debate dentro de Cambiemos.

Por eso, “la idea que se está analizando es competir dentro de Cambiemos con fórmula presidencial propia”, ratificó Storani, y hasta advirtió la posibilidad de que ese sector del radicalismo vaya a la elección presidencial por fuera de Cambiemos si es que el “PRO obstruye o quiere impedir la competencia leal sincera y abierta de cara al pueblo”.

En ese sentido, ubicó la figura del líder de Evolución, Martín Lousteau para encarnar esa candidatura presidencial.

“Lousteau expresa con muchísima claridad la reivindicación del pensamiento socialdemócrata, tiene propuestas que nos identifican muchos más que el actual proyecto que esté en el Gobierno”.

Casella fue el más duro del encuentro y acusó a la cúpula de la UCR, encarnada por Cornejo y el número dos del Comité Nacional, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, de ser “funcionarios que cuidan su espacio y su acción, que se comportan como políticos profesionales, en vez de cuidar al partido”.

Bregó por un “radicalismo que recupere su identidad, sus valores y sus principios para contribuir a una agenda progresista, con eje en la equidad y el desarrollo”.

Entre sus cuestionamientos al gobierno, sostuvo que Argentina “exhibe índices de desigualdad dramáticos, con un tercio de su población por debajo de la línea de pobreza” y advirtió “a los funcionarios que ocupan la conducción del partido: No vamos a abandonar nuestro partido, no vamos a renunciar a ser radicales desde el principio hasta el fin, no vamos a aceptar un esquema electoral sin contenidos”, le dijo a LPO.