Image default

Alessandra Rampolla responde cinco inquietudes sobre parejas swinger y sexo en tríos

Como anticipo de la colección Las 1000 preguntas que siempre te hiciste sobre el amor en pareja que saldrá a partir del 15 de enero como opcional de Clarín, la famosa sexóloga y experta en vínculos despeja las dudas que surgen cuando comienza a charlarse en la pareja la posibilidad de incorporar a alguien más.

Las fantasías de incorporar a alguien más a la relación, de intercambiar parejas o de jugar con el exhibicionismo pueden sobrevolar constantemente en la pareja, ser una propuesta reiterada de uno de los dos o que surge en un momento de charla, sin indicio previo o por un disparador. A partir de ahí y una vez instalado el tema, son comunes las dudas sobre si implementarlo o no y hasta del por qué de la propuesta o si será un punto bisagra en la relación. Para despejar algunas de estas preguntas, Alessandra Rampolla da su punto de vista.

Mi marido me confesó que su mayor deseo sexual es verme teniendo sexo con otro hombre. A mí esto me da entre espato, rechazo y curiosidad. ¿Debería complacerlo? ¿No nos traería problemas a futuro?

No, sí y tal vez. Complácelo únicamente si tú tienes ganas también. Si la parte de la curiosidad, al final, termina sobrepasando al miedo y el espanto, puede que de repente encuentres que ahí hay una cuestión que te erotiza, justamente, ¡porque te causa miedo y un poco de espanto! Hay veces que, el que algo te genere todo ese morbo, termina siendo súper erotizante. Pero, mientras te sientas espantada por eso, pueden hacer juegos de verbalización de la fantasía, donde tú o él describan cómo sería. Esas situaciones pueden erotizarte y hacerte pensar que eso estaría bueno. Pero, como con todo, si la fantasía es de él y no tuya, y quiere que tú hagas algo que no estás segura si tienes ganas de hacer, no deberías hacerlo.

 

Con mi novia hace 15 años que estamos juntos y queremos hacer un trío sexual, ¿qué de beríamos tener en cuenta? ¿Es lo mismo sumar a un hombre o una mujer?

¿Para ustedes es lo mismo un hombre que una mujer? Eso lo tienen que contestarse. Ese es un primer punto a discutir. Además del género de la tercera persona, tendrían que definir si va a ser alguien conocido o no; si están buscando una relación estable en la que este trío pueda continuar o que sea un encuentro único y, a futuro, si desean repetir la experiencia, buscarían a otra persona; también, hay que establecer los límites del tipo de prácticas sexuales, por dar algunos ejemplos. Tengan en cuenta que, generalmente, se negocia previamente, con la tercera o el tercero, qué van a hacer. Necesitan estar bien preparados porque este tipo de juego sexual, en ocasiones, puede resultar en la desintegración de la relación de pareja.

Cada vez que hacemos el amor, mi marido me pide que abra las ventanas para quedar expuestos a los vecinos. El exhibicionismo lo excita mucho y yo le estoy encontrando el lado excitante. Pero me preocupa que quiera ir más lejos con esto. ¿Cómo lo manejo?

Bueno, encontraste un punto en el que estás a gusto. Lo que te preocupa es a futuro. En ese caso, es cuestión de establecer parámetros. No es lo mismo dejar la ventana abierta por si acaso alguien pasa y justo te ve, que decir que el vecino está ahí en la ventana viendo tele y que sé de seguro que cuando vea un movimiento aquí algo le va a llamar la atención. Es más fácil hacerse la idea cuando no estás tan seguro de que te estás mostrando. Y me suena que te lo estás permitiendo por ese lado. Si sientes que eso va a ir in crescendo, pues es cuestión de plantear parámetros a medida que se vayan dando esas sugerencias. Se trata de negociar. Cuando él te diga: “estamos en el parque, vamos  a ponernos aquí detrás de este árbol”. Pues, el árbol no cubre mucho. Entonces, tal vez le digas: “en el parque no es cool. Pero en la habitación con la puerta abierta, sí”.
Mi novio tiene un amigo que me encanta y se queda a dormir en nuestra casa una vez a la semana. ¿Le propongo a mi novio hacer un trío con él?

El problema es que a ti te gusta el amigo de tu novio. ¿Y si después te gusta aún más? Entonces se convierte en una competencia para la pareja y no es simple­mente un conocido casual. Es cierto que también es una cuestión muy individual y depende de la estabilidad y la solidez de cada pareja. ¿Tu novio está enterado de que tú tienes ganas de hacer un trío o vas a tomarlo por sorpresa? Porque quizás le da un ataque de cuernos y piensa que solo quieres tener relaciones sexuales con su amigo y no que tienes esa fantasía generalizada de un trío. Es una situación que podría generar muchos celos porque hay una relación preexistente con él y no es tu novio que está diciendo “ven con mi amigo”, sino que tú le estás diciendo “qué chévere que está tu amigo”. Ojo con proceder.

Con mi esposa fuimos de vacaciones con una pareja amiga y una noche dejé la puerta abierta para que nos escucharan teniendo sexo. Ahora nos vamos juntos otra vez y quiero proponerles intercambiar parejas. ¿Es más lógico proponerlo a una pareja amiga o buscar una desconocida?

Las dos son lógicas, viables, factibles, así que cualquiera de las dos con la que estén más cómodos puede implementarse. Se me ocurre un disparador que puede ser divertido: antes del viaje tengan una noche en casa con esta pareja amiga y vean la película Dos más dos y presten atención a lo que se comenta en grupo luego de la película, para tantear el tema. Hay que ver si uno está dispuesto al riesgo. Procedan con cuidado, pero sí podría funcionar y hay muchas parejas que terminan haciendo intercambios regulares durante largos tiempos y son parejas estables. Tiene mucho que ver con el nivel de madurez, de estabilidad de la pareja, con la fluidez de la comunicación, con las expectativas que que estén muy claras de antemano. Pero si ven que el entusiasmo con el tema o la idea generalizada no está, ojo con perder una buena amistad en el intento.

Encontrá más en Alessandra….Las 1000 preguntas que siempre te hiciste sobre el amor en pareja. En todos los kioscos desde el viernes 15 de enero a $44.90.