Image default

Alejandra Darín: “La gente y los funcionarios viven en dos mundos diferentes”

La actriz critica al Gobierno al sostener que percibe una realidad distinta a la del ciudadano de a pie, que sufre hostigamiento permanente. Dice que Macri lleva adelante una política de desgaste y lamenta que la oposición se encuentre atomizada. Sobre la corrupción K, lanza sus sospechas: la Justicia sólo avanza “contra gente de un mismo color político”.

Alejandra Darín interactúa en dos dimensiones diferentes: como actriz de larga y celebrada trayectoria en el teatro, el cine y la televisión cultiva el bajo perfil al no recorrer los caminos más comunes de la exposición mediática. Pero como dirigente sindical, sale al frente aún a costa de quedar en el centro de fuertes polémicas.

La titular de la Asociación Argentina de Actores (AAA) enfrenta en su rol sindical discusiones que se dan entre sus afiliados por sus preferencias partidarias, aunque ella elige no definirse políticamente. Con todo, sus posturas se transparentan en sus opiniones críticas al Gobierno.

Integra una familia de actores, desde sus padres, Ricardo y Roxana, hasta su célebre hermano, Ricardo Darín, e incluso su hija, Antonia Bengoechea, no logró sustraerse del sino de su linaje.

En una entrevista con 3Días. considera que la corrupción, que llevó al procesamiento de Cristina Kirchner y varios de sus ex colaboradores, es “un mal enquistado en el país”, Y cuestiona que la acción de la Justicia apunte por ahora a dirigentes de “un solo color político”.

¿Como es la situación actual de los actores?

-Falta trabajo. En lo que se refiere a la TV, la actividad viene cayendo desde hace años por diferentes motivos. Con la multisectorial pedimos que haya una cuota pantalla para fomentar la ficción. El porcentaje de estos programas fue mermando de modo escandaloso y hoy es ínfimo.

Vos hablaste de la “televisión basura” y de proliferación de programas de “chimentos”. ¿Cuál es tu posición sobre esos temas?

-No, las cosas se mezclan. Hoy uno de los problemas es que hablás por radio o en un medio gráfico y te lo levantan en otros medios de la manera que se les canta. Yo no hablé específicamente de los programas de chimentos, lo que digo es que hay un vaciamiento de valores en la TV. Para darte un ejemplo: pasa algo en el programa de Tinelli y lo replican en 10 programas distintos, lo cual quita tiempo a otras cosas. No estoy en contra de nada, quiero que haya diversidad.

¿Los productores optan por esos programas porque son baratos?

-La TV de calidad se fue perdiendo y eso no tiene que ver con los gobiernos que pasaron, sino con la responsabilidad que tenemos todos, principalmente las empresas de televisión, porque en un punto les sale más barato y por menos plata llenan un mismo espacio, y además alimentan las peores cosas en las personas. Antes, si querías, podías ver un programa de chimentos, o uno de ficción. Ahora a los programas de ficción los van corriendo de horario todo el tiempo y se rompe así un pacto con los actores y con el público.

¿Cómo ves al país ?

-Ah… pareciera que vivimos en países distintos. Los que laburamos, pagamos 400 pesos un servicio y a los meses aumenta a 2800. Vivimos en un lugar distinto al de los funcionarios. Es muy loco, además, que pasen cosas tremendas y no salgan a decir nada, como el caso del submarino “San Juan”, que nos angustia a todos y no hay un solo funcionario que salga a dar una explicación. Tampoco respetan ni acompañan el dolor de las familias que han quedado destruidas y encima no saben la verdad.

El caso del submarino no generó protestas como podría haber ocurrido. ¿A qué lo atribuirías?

-Es que ninguna persona puede estar haciendo marchas las 24 horas. Hay una política de desgaste, la gente no termina de sufrir una cosa que le pasa otra. Hoy tenemos abiertos frentes enormes que nos afectan a todos. La mayoría de la gente está en desacuerdo con las reformas previsional, laboral, educativa, con la falta de trabajo, con que te cobren los servicios como te los están cobrando, que endeuden al país… Hacer una marcha por cada cosa sería imposible.

¿Qué sensación social percibís?

-Creo que estamos siendo todos como muy hostigados. Me parece que tiene que ver con una política de desgaste. En lo económico, dicen que se van aplicando políticas paulatinas. ¿Qué paulatinas? Si todos los días nos levantamos y tenemos una noticia terrible….no se puede vivir así.

¿Te parece que la oposición está dejando espacios vacíos?

-La oposición está atomizada. Igualmente cuando uno habla de dos realidades, pareciera que no se enteran de que esté pasando eso. No quiero hablar de la oposición, respeto al Gobierno que ha sido electo democráticamente, pero creo que no están haciendo cosas buenas para la gente y siempre se escudan diciendo que toman esas medidas por lo mal que estábamos antes.

¿Qué opinás sobre los procesamientos a Cristina Kirchner y varios miembros de su gobierno?

-Todo me suena raro. Creo que todos deben ser tratados igual ante la ley, y creería que hay una buena intención en lo que está haciendo la Justicia. Pero me da a sospechar que estas medidas sean tomadas contra gente de un mismo color político. Es como decir: “estos son todos corruptos y estos no”, y no sabemos si es así. La corrupción está muy enquistada en el país, y no creo que haya ni santos ni pecadores. Hay personas que han utilizado y siguen utilizando para beneficio personal los roles que han asumido. Un factor importante para ver alguna posibilidad de solución sería la independencia del Poder Judicial, que en este momento claramente no tiene.

Por Carmen Coiro – Cronista