Image default

Alberto Fernández se disfrazó de peronista y elogió a Hugo Moyano

El Presidente participó del acto por el Día del Camionero junto al gobernador Kicillof. Volvió a defender al líder sindical “le guste a quien le guste”.

El presidente Alberto Fernández volvió a mostrarse este martes junto al líder camionero, Hugo Moyano, y remarcó que su presencia en los sindicatos “no debe llamar la atención” porque “antes que nada” él es “un compañero”. En ese marco, remarcó el crecimiento del Sindicato de Camioneros y afirmó que es “mérito de una gestión que lleva muchos años y se debe reconocer”, ante lo cual celebró la figura del jefe sindical “proteste quien proteste, le guste a quien le guste, se enoje quien se enoje”.

Fernández viene cultivando personalmente el vínculo con el líder camionero, enfrentado con la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT). La visita de hoy a la sede ubicada en el barrio porteño de Constitución repite la foto que tuvo lugar en la Casa Rosada con motivo de la preparación de la caravana en apoyo al Gobierno por el Día de la Lealtad en octubre último, o el asado que compartieron junto a sus respectivas familias en la Residencia de Olivos.

“Que yo esté en los sindicatos no debe llamar la atención de nadie: en política, uno asume compromisos, de a quién quiere representar. Cuando hicimos el Frente de Todos tuvimos en claro que debíamos representar a los que peor estaban y a los que trabajan”, sostuvo el mandatario en el marco de la celebración del Congreso Anual del sector, acompañado en el estrado por Moyano, por el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; y por el secretario Adjunto de Camioneros, Pablo Moyano.

Al encabezar el acto por el Día del Camionero, Fernández remarcó que el oficialismo “sabe cuáles son los intereses que quiere representar: los que la están pasando muy mal y quedaron sumidos en el pozo de la pobreza y los trabajadores”. A la vez, subrayó su acompañamiento y dejó en claro que abarca a todas las patas del peronismo unido que representa el Frente de Todos en el gobierno.

“Nunca quiero dejar de ser un compañero. Antes que nada soy un compañero y quiero seguir siéndolo. Axel es un compañero. (La vicepresidenta) Cristina (Kirchner) es una compañera. Estamos para ayudarlos, ponernos de su lado, ver de qué manera reconstruimos una Argentina que era tierra arrasada”, dijo.

El jefe de Estado destacó su preocupación “para que los trabajadores formales pudieran mantener su empleo formal, por eso hicimos el ATP”, y resaltó el rol de su administración frente a la pandemia. “No tuvimos ningún dilema: primero preservar la vida, segundo garantizar el trabajo y tercero garantizar la producción. Así lo hicimos”.

Con los retratos de Juan Domingo Perón y Eva Perón a sus espaldas, el Presidente no quiso dejar dudas y expresó: “Si la vida quiso hacernos pasar la prueba de peronistas, aprobamos, Axel, aprobamos. No hemos claudicado en ninguno de los objetivos. Tuvimos que adaptarnos a un escenario muy complejo por el virus”.

“Somos peronistas: frente a la adversidad nos arremangamos, nos ponemos a trabajar y ponemos el pecho”, insistió el mandatario.

Previamente, Moyano había ponderado la gestión gubernamental frente a la crisis sanitaria y ante los efectos de “las dos pandemias: la del macrismo entre 2015 y 2019, y la del coronavirus en 2020”.

“El Gobierno está haciendo un esfuerzo tremendo e importantísimo para superar esta situación que estamos sufriendo. No estamos como deberíamos estar, pero realmente estamos mejor que otros lugares del mundo que están padeciendo lo mismo”, señaló.

A su turno, Kicillof devolvió gentilezas y aseguró “que el sistema sindical y los trabajadores de la Argentina merecen un agradecimiento porque nos dieron de comer durante la pandemia, porque transportaron desde respiradores hasta insumos médicos. Había que ponerle el cuerpo a la pandemia y a ustedes se los vio haciéndolo”. “Han sido un eslabón clave para que el país siguiera funcionando”, apuntó.

Moyano mantiene una relación privilegiada con Fernández que causa resquemores en la CGT. A pesar de que uno de los cosecretarios generales de la central obrera, Héctor Daer, es sindicado por propios y extraños como el jefe sindical de mejor llegada al Presidente, los elogios del mandatario crispan los nervios cegetistas. Es que el camionero es el principal impulsor de una renovación dirigencial en Azopardo encabezada por su hijo Pablo.

En ese delicado equilibrio con uno de los sostenes políticos del Gobierno, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, mantuvo este martes un encuentro con los principales dirigentes de la CGT para “generar una articulación entre la política habitacional y los gremios”.

El objetivo del Gobierno es sumar a la CGT a un programa de viviendas a fin de disminuir el malestar sindical por el final de los programas de ayuda durante la pandemia del ATP y el IFE, la nueva fórmula de movilidad jubilatoria y la deuda estatal con las obras sociales gremiales.

Durante la reunión, el funcionario propuso a los sindicalistas “una agenda de trabajo coordinado en pos de reducir el déficit habitacional en territorio argentino e incentivar el desarrollo de la obra pública a nivel nacional” y subrayó la necesidad de generar herramientas para incentivar “el necesario acompañamiento de los trabajadores, de cara a que la construcción sirva de motor en la reactivación de las economías a nivel nacional, regional y local”.

De la reunión participaron Daer y el otro cotitular cegetista, Carlos Acuña; y los jefes de la UOM, Antonio Caló; de la Unión Obrera Textil, Hugo Benitez; de la Alimentación, Rodolfo Daer; y de Obras Sanitarias, José Luis Lingieri, entre otros.