Image default

Alberto Fernández: “La única que no me pone límites o condiciones es Cristina”

El ex jefe de Gabinete del kirchnerismo habló con Micaela Pérez y afirmó que sólo sumando fuerzas, el PJ será capaz de ganarle a Macri y emplaza al tigrense a apoyar el proyecto de unidad opositora. Y asegura que la que en mejores condiciones está de derrotar al Gobierno es CFK.

Sabe que la tarea no es sencilla pero trabaja activamente para unir a un peronismo fragmentado que, aun sin conducción, sueña con recuperar el poder. En esa faena está por estos días Alberto Fernández, ex asesor de Sergio Massa y jefe de campaña de Florencio Randazzo en las legislativas de 2017. Fernández es hoy, reconciliación mediante, uno de los dirigentes que más cerca está de Cristina Kirchner. Claro, hoy no los une el amor sino el espanto: tuvieron que pasar diez años de sorda pelea política originada en aquel conflicto con el campo por la 125 para que el ex jefe de Gabinete K y la ex Presidenta se decidieran a dejar de lado la desconfianza mutua y saldar viejas cuentas en pos de un objetivo común: derrotar a Macri en 2019. La paradoja es que CFK es hoy el principal obstáculo para la unidad justicialista; pero es también la que más votos cosecha en el universo opositor por lo que pretende hacerlos valer. Esto último es lo que se ocupa de remarcar Fernández en una extensa charla con 3Días: “Cristina es la dueña del 80% de los votos opositores. Es muy difícil, si querés generar una oferta opositora, prescindir de Cristina”.

¿Cómo hay que interpretar tu reconciliación con la ex Presidenta? ¿Volviste al kirchnerismo?

-Las críticas que tuve para Cristina las sostengo, no con el ánimo de seguir con un debate que ya no tiene sentido, sino de no volver a caer en esos errores en el futuro. Mi reconciliación con Cristina es un mérito de Cristina. Yo lo valoro y lo agradezco mucho. Porque ella fue la que convocó al encuentro, pudimos hablar francamente y como suele pasar en la sociedad de los últimos años en la Argentina, Cristina era una amiga mía con la que me había peleado por cuestiones políticas. Y cuando vos resolvés ese conflicto, recuperás la amistad rápidamente. Y fue lo que pasó. Una de las cosas más dañinas que hemos vivido en los últimos años fue esa pelea ciega e inexplicable. Cada uno tiene derecho a pensar como piensa y a expresarse como quiera, eso no los hace mejores ni peores.

Esa grieta la creó el kirchnerismo y el gobierno actual, lejos de cumplir su promesa de cerrarla, la mantiene vigente.

-La grieta empezó con Cristina, pero Macri la usó hasta el cansancio, y ahora él es víctima de esa grieta. Lo que no podemos los argentinos es seguir viviendo en esa locura. La grieta tiene sentido cuando vos le hacés creer a la gente que en tu vereda están los buenos, pero ya la gente no cree que en la vereda de Macri están los buenos, entonces ya no le sirve.

Tuviste críticas durísimas hacia Cristina en el pasado. ¿Cómo se entiende que promuevas la unidad con ella adentro, que representa aquello que denostaste?

-Creo que Cristina también tiene capacidad de reflexión y ha reflexionado sobre todo lo que pasó, en un sentido y en otro, y cuáles fueron sus éxitos, sus errores y sus fracasos. Cristina es una persona de una enorme inteligencia que ha tomado en cuenta lo que ha ocurrido. Creo que la Cristina de hoy no es la Cristina soberbia, altanera que yo conocí y he criticado y quisiera que nunca más vuelva a aparecer. Hay una Cristina más reflexiva, con más vocación de oír, que advierte que en su gestión ocurrieron cosas desacertadas, que reivindica los pilares básicos de aquel gobierno, porque si los pilares básicos eran eliminar la pobreza, generar más igualdad, está bien que los siga reivindicando.

Pero dejó un país con 30% de pobres, inflación, cepo, déficit fiscal, todo eso junto, aún habiendo contado durante la década kirchnerista con el boom de las commodities… La herencia existió.

-Eso es verdad, en realidad el boom de las commodities aflojó cuando llegó ella, pero es verdad que Cristina dejó en la economía tres grandes problemas sin resolver: un problema inflacionario, que además sistemáticamente lo negó y fue un error; el problema del déficit fiscal, que según lo calcules era de 3,5 o 5%; y el cepo, que yo lo cuestioné mucho. Ahora, cuando vos mirás lo que pasó después, te das cuenta que la inflación de Macri es mucho más alta que la de Cristina, que el déficit fiscal de Macri es mucho mayor que el de Cristina, y que Macri resolvió el problema del cepo de una manera muy irresponsable que determinó la escalada inflacionaria que después generó. Y salió mal del cepo. Históricamente, la Argentina sufre ese problema de estrangulamiento, hay una demanda de divisas que no sabemos de dónde sacarlas para satisfacer la demanda principal. Cristina lo resolvió con el cepo, que fue muy nocivo porque frustró muchas inversiones y generó mucha desconfianza. Ahora, Macri lo resolvió tomando deuda. Es decir, Macri empeoró todos los problemas y además le sumó la deuda. No es que estoy elogiando a Cristina, estoy diciendo que Macri ha sido un pésimo gestor del Estado.

¿Y qué tiene de nuevo para ofrecer el PJ? Si la opción va a ser entre este presente y lo malo que tuvo la gestión anterior, estamos complicados…

-No, por eso te decía que yo no siento haber vuelto al kirchnerismo. Lo que siento es haber recuperado mi confianza y mi relación con Cristina. Cristina es la dueña del 80% de los votos opositores. Es muy difícil, si vos querés generar una oferta opositora, prescindir de Cristina. También es difícil decirle a la sociedad que la discusión es entre el presente y la restauración de un régimen. Todo el peronismo tiene que entender que hay que hacer una mejor oferta a la oferta que significó Cristina; no solo hay que ser mejores que Macri, que es una cosa muy fácil, hay que ser mejor de lo que fue Cristina. Y tenemos que aprender de las cosas que hicieron que en algún momento la gente decidiera por Macri, porque algo mal debemos haber hecho para que Macri sea presidente.

¿Por qué habría que creer que si vuelve al poder CFK va a ser distinta? Uno puede imaginar a una Cristina “recargada” en su regreso, con sed de revancha, incluso.

-No sé si la palabra es “distinta”, creo que ha percibido que algunas cosas de su gobierno no fueron bien vistas por la sociedad.

¿Estaría dispuesta a dar un paso al costado en pos de la unidad?

-No lo sé, tampoco sé si quiero que lo haga. Yo lo que necesito es una propuesta que le gane a Macri. Y hoy por hoy, la que yo veo que está en mejores condiciones es Cristina. Después está su voluntad, su decisión, su vocación, sus ganas… Cuando yo hablo de la unidad del peronismo, no es que estoy pidiendo que todos se hagan cristinistas, estoy pidiendo que seamos capaces de dar un debate, con Cristina adentro, sobre lo que queremos ser y representar en el futuro. Eso nos hace falta, no nos hace falta restaurar el régimen, porque eso nos va a poner en el mismo lugar que nos dejó el día en que fuimos derrotados.

El peronismo alternativo de Massa, Urtubey, Pichetto y Schiaretti dijo que no quiere saber nada con Cristina.

-Hablemos claro; en el peronismo hay dos personas que tienen votos, que son Cristina y Massa, y hay más personas que quieren ser candidatos. Si vos revisás que Cristina tiene 35 puntos y Massa tiene entre 7 y 10 puntos, ahí está el total de votos que históricamente tuvo el peronismo.

¿Massa podría confluir en el mismo espacio con Cristina? Desde el FR han llegado a decir que su límite son los dirigentes que tienen “prontuario”.

-Eso lo dijo Graciela Camaño. Sergio tiene que tomar una decisión: si quiere ser el líder del 8% o quiere integrarse a un proyecto que gane, ésta es la discusión.

Integrarse, ¿cómo? ¿Por ejemplo, Massa candidato en la Provincia y Cristina a presidente?

-No sé, puede competir en las PASO, tené presente que lo que confunde todo es la presencia de Cristina. Cristina tiene un caudal de votos tan enorme que todos los demás quedan minimizados. Yo en sentido figurado suelo decir que cuando Cristina está en el escenario la pelea es entre un semidiós y los mortales. Cristina tiene 35 puntos y el que más cerca está tiene 7 u 8. Es una pelea muy desigual, pero cuando Cristina no está, toda la pelea se iguala, porque es una pelea entre mortales. Si Cristina no fuera candidata, estoy seguro que todos ellos vienen a competir a la oposición. Viene Pichetto, Massa… lo que a ellos les molesta es la presencia del semidiós, la presencia de alguien que tenga tal cantidad de votos, no es un problema ideológico centralmente, es un problema de que no le pueden ganar.

¿Cristina está dispuesta a sentarse con Massa?

-Ella se sentaría con todos. Yo hablo con todos, la única que no me pone límites o condiciones es Cristina, entiende que hay que sumar a todos, los que no lo entienden son los otros.

Y Urtubey? Es hoy uno de los peronistas más críticos de Cristina. ¿Podría estar en ese espacio?

-Diría que es el más apegado a Macri. Creo que Urtubey ha dejado ya el peronismo y ha partido hacia el macrismo. Lo considero como alguien que quiere ser presidente, pero es intrascendente en términos electorales. No gana ni su provincia. Ahí el único que tiene peso específico es Massa.

Un tema ríspido y sobre el que el kirchenrismo va a tener dificultades para plantarse en la campaña es el de la corrupción. Se le achaca haber sido el gobierno más corrupto del país.

-Son muchos más los que no se corrompieron que los que se corrompieron. El otro día escuché decir que si Cristina venía indultaba a todos, eso es una estupidez. Ella no aceptaría un indulto para ella, menos lo daría para otros, lo que creo es que sí quiere una Justicia digna. Y hoy el problema que tenemos es que no la tenemos, que hoy lo padecemos con Cristina, que alguna vez lo padecimos con otros ex gobernantes, y mañana lo padecerá Macri.

Y durante el kirchnerismo ¿había una justicia digna?

-He sido muy crítico de cómo funcionaba la Justicia durante el kirchnerismo, pero debo confesarte que en el kirchnerismo nunca se utilizó a la Justicia para perseguir opositores.

¿Se utilizó la AFIP?

-No me consta, pero el otro día un grupo de empresarios me habló de las presiones que tienen con la AFIP por ser críticos al Gobierno. Yo he criticado mucho el funcionamiento de la Justicia, pero Cristina no hizo ni la décima parte de lo que hizo Macri, que vació la Cámara Federal para llenarla de jueces amigos, echó jueces federales para poner jueces amigos…

¿Cristina puede terminar condenada por los cuadernos?

-Todo eso lo escribe un señor que se llama Bonadio, que a veces me asombra que haya sido juez tantos años. El problema de la obra pública desde hace mucho tiempo asola a la Argentina. Yo creo que la obra pública está cartelizada, creo que en esa cartelización someten a muchos funcionarios por la vía de la corrupción, y que ocurrió siempre, y lo he planteado… Desde tiempo inmemorial escuchamos decir que la patria contratista era SADE, Techint, Roggio; que en la ciudad de Buenos Aires en épocas de Grosso, Manliba y Macri eran los grandes beneficiados; en la de Duhalde era Gualtieri, que en Córdoba ganaba siempre Roggio; en Santa Cruz, Baez. Pero acá hicieron un mamarracho.

¿Qué harían si llegan al poder con el acuerdo con el FMI?

-Con el FMI se puede hacer poco y nada, porque los estatutos no admiten quitas, ni refinanciamientos. Volveremos a foja cero, a ver de qué modo hacemos honor a la deuda, pero nuestro campo de acción está mucho más acotado, no podemos cada 15 años ir a pedir una quita. Esta es la enorme irresponsabilidad de Macri. Además, el 50% de la deuda que tomó es la deuda con el Fondo, y no te permite discutir nada. Lo que podremos ver es tener un plan distinto a lo que el Fondo propone. Tenemos que pagarle, pero no tenemos por qué aceptar lo que el Fondo mande.

¿Los inversores no vienen por el riesgo Cristina?

-Ganó Macri en 2015 y no vinieron. Y en 2017, tampoco. Yo creo que los inversores en verdad le tienen más miedo a Macri que a Cristina. Ése es el riesgo país, la inutilidad de este gobierno.

Dixit

– “En el peronismo muchos quieren ser candidatos pero sólo dos personas tienen los votos: Massa y Cristina”

– “Hay que hacer una mejor oferta a la oferta que significó Cristina. Algo debemos haber hecho mal para que Macri sea presidente”

– “Cuando Cristina está en el escenario la pelea es entre un demidiós y los mortales”

– “Urtubey ha dejado el peronismo y ha partido hacia el macrismo. Es intrascendente en términos electorales”

– “Al Fondo Monetario hay que pagarle pero no tenemos por qué aceptar lo que el Fondo mande”.