Autorizan descarte de embriones congelados de una pareja que no quiere tener más hijos

En 2008, una pareja de La Plata acudió a la clínica Procrearte por problemas de fertilidad. Lograron obtener once embriones que se criopreservaron. Implantaron uno de esos embriones y fueron padres de una nena. Y durante 10 años mantuvieron congelados el resto de los embriones. En julio de este año, decidieron no seguir conservándolos. Y acudieron a la Justicia para su destrucción.

El descarte de embriones criopreservados se produciría dentro de 15 días después de que la sentencia quede firme. Si no hay apelación, eso ocurrirá el viernes al mediodía.

El fallo, que tuvo lugar el 30 de septiembre, reconoció el “cese de la voluntad procreacional” de la pareja. También la negativa de donar esos embriones “a terceros o a investigación”.

Desde Procrearte señalaron que “ante la falta de normativa expresa” necesitaban una autorización judicial, para evitarse una demanda civil a futuro. De ahí la judicialización del caso.

Se estima que hay al menos unos 25.000 embriones congelados en los distintos centros de fertilización asistida del país y su existencia no está regulada.

Top