Las elecciones en Portugal 2019

El próximo 6 de octubre se celebrarán elecciones generales en Portugal, donde cerca de 10 millones de ciudadanos podrán elegir parlamentarios para formar un nuevo gobierno por los próximos cuatro años.

En estos comicios la coalición de centroizquierda de António Costa busca un nuevo mandato para 2019-2023. Una población envejecida con bajísimos niveles de concurrencia a las urnas (en las europeas de mayo, apenas el 31%) decidirá si continúan las políticas económicas que se posicionaron como una respuesta a las recetas de austeridad que la eurozona experimentó en la última década.

¿Cómo funciona el sistema político?

El gobierno de la República Portuguesa reside en el parlamento unicameral (Assembleia da República). Está compuesto por 230 miembros, lo que fija un umbral de 116 representantes para poder elegir primer ministro y formar gobierno de mayoría, aunque puede haberlo en minoría. Luego, si la oposición se coluda y logra una mayoría parlamentaria puede vetar el programa de gobierno e incluso impulsar una moción de censura contra el primer ministro y provocar su caída.

Todos los ciudadanos portugueses mayores de 17 años pueden votar en 22 circunscripciones: 18 distritos administrativos de Portugal, las regiones autónomas de Madeira y Azores, y las dos diásporas -portugueses en Europa y extraeuropeos-.

¿Cómo llegó António Costa al gobierno?

En las elecciones de 2015, el más votado fue el entonces primer ministro Pedro Passos Coelho (2011-2015). De primer momento, se impuso una coalición de centroderecha formada por el Partido Social Demócrata (PSD) y el Centro Democrático Social (CDS) para continuar con el gobierno, pero juntos contaban con menos del 37% de los votos, en comparación a casi el 50% cuatro años atrás.

Entonces, el socialista António Costa (PS), que había obtenido el 32%, logró una alianza inédita en el Parlamento con las otras fuerzas de la izquierda (como la Coalición Democrática Unitaria y el Bloque de Izquierda). Gracias a su geringonça (artilugio), impulsó una moción de censura contra el flamante gobierno de Passos Coelho y terminó investido primer ministro dos semanas después.

¿Cómo gobernó Costa?

Antes de llegar a ser primer ministro, Costa ya había participado en distintos gobiernos en las últimas dos décadas como ministro en diversas carteras. En 2015, Portugal todavía sentía las consecuencias de la crisis de la eurozona de 2010: su gobierno combinó una fuerte disciplina fiscal con medidas muy puntillosas de estímulo a la demanda, a la vez que desarmó las regulaciones de austeridad del gobierno de Passos Coelho.

A mitad de mandato, como consecuencia de los peores incendios forestales en la historia del país, los partidos de oposición activaron una moción de censura contra Costa, pero fracasó. Recientemente, en febrero de 2019, el gobierno sorteó otra moción de censura presentada a raíz de las fuertes huelgas del sector público.

¿Qué fuerzas compiten ahora?

Dentro del fragmentado sistema político portugués, existen algunas opciones principales en estos comicios. En primer lugar, el Partido Socialista (PS), el partido de Costa (58) y que apuesta por la continuidad, tiene el 40% de intención de voto.

El Partido Social Demócrata (PSD) podría tener una recuperación de más de 20 puntos tras su debacle electoral de 2015. El PSD fue cabeza de 9 de los 14 gobiernos desde la democratización del país en 1975, y de la mano de Rui Rio (62) -ex alcalde de Porto por más de una década- busca volver al Palacio de São Bento.

El Bloque de Izquierda (BE) se mantiene en torno al 10% de intención de voto y lleva a la actriz y parlamentaria Catarina Martins (46). La Coalición Democrática Unitaria (CDU), también de izquierda, presenta por tercera vez al otrora obrero metalúrgico Jerónimo de Sousa (72). Finalmente el Centro Democrático Social (CDS), los demócrata-cristianos, postulan a la abogada Assunção Cristas (44), buscando dar un mensaje de renovación con su joven candidata.

¿Cuál es el contexto socioeconómico?

Las medidas de los tres gobiernos desde la crisis de 2010 (Sócrates, Passos Coelho y Costa) condujeron a la estabilidad macroeconómica con bajos niveles de protesta. Los salarios de redujeron hasta un 25% en el primer lustro, para en los últimos años mantenerse estables en términos reales pero no recuperarse. El PBI per cápita se recuperó, y el crecimiento de los últimos tres años puso fin oficial a la recesión. El desempleo se redujo menos de la mitad (6,5% hacia mediados de 2019), si bien el desempleo juvenil continúa entre los más altos de la eurozona (por debajo del 20%).

Desde hace diez años la población de Portugal, de unos 10 millones de habitantes, está en retroceso. Con bajas tasas de natalidad y una población -sobre todo los jóvenes- que emigra incluso en tiempos de bonanza económica, la renovación demográfica sería aún peor sin la inmigración desde las excolonias (como Brasil y Angola), el resto de la Unión Europea (especialmente Francia) y América del Norte. Actualmente uno de cada diez habitantes de Portugal es extranjero.

https://scontent.fsfn4-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/53461886_1135717536600056_5595621734125404160_n.jpg?_nc_cat=100&_nc_oc=AQnD1R1cAxAnDFLJduUMistIHm6v74KG2dsjdXt4RBdtmvPhRdEQ6wz2RaViX9CrEMU&_nc_ht=scontent.fsfn4-1.fna&oh=7cf092a44976cfeaf399b900e7d84648&oe=5E2D47FB

Top