El secreto de la adicción al sexo

No es ningún secreto el hecho de que una adicción es algo peligroso. No importa si se trata de alcohol, drogas o sexo, como en este caso, cualquier comportamiento que se asemeje debe ser considerado con suma preocupación. Sin embargo para poder combatir dicho problema nada mejor que la ciencia para detectar cuál es el motivo que detona esta manera de actuar.

Un estudio publicado por la revista Epigenetics que posteriormente fue citado por Scimex, un sitio web de Australia y Nueva Zelanda dedicado a promover hallazgos científicos, parece haber dado con el causante de la adicción al sexo. El autor principal del estudio, Adrian Boström, del departamento de Neurociencia de la Universidad de Uppsala,en Suecia, explicó: “Nos propusimos investigar los mecanismos reguladores epigenéticos detrás del trastorno hipersexual para poder determinar si tiene algún sello distintivo que lo distinga de otros problemas de salud”.

En dicho estudio, los investigadores hallaron que es la oxitocina, una hormona producida por los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo, la causante de los problemas.

El estudio que fue realizado en conjunto con el Grupo de Andrología/Medicina Sexual del Instituto Karolisnka, en Suecia, tuvo como objetivo la medición de patrones de metilación del ADN en la sangre de 60 voluntarios con trastorno hipersexual. Estas mediciones fueron comparadas con muestras de 33 personas sanas para establecer cuales eran las diferencias. Además también las compararon con muestras tomadas a otros 107 sujetos, 24 de los cuales eran alcohólicos, para establecer similitudes en el comportamiento propio de las adicciones.

La investigación arrojó como resultado que una alteración en el ADN, que interrumpe la función normal de la metilación del ADN, vinculada al microARN identificado como microARN-4456 mantiene elevados los niveles de oxitocina en los receptores cerebrales.

Si bien el estudio no pudo confirmar empíricamente esto, al parecer los pensamientos obsesivos y la compulsión por realizar actos sexuales que afectan del 3 al 6% de la población estarían directamente vinculados. Jussi Jokinen, investigador de la Universidad de Umeá, explicó que una vez conocida la hormona que genera este tipo de comportamientos la adicción puede ser tratada con fármacos y psicoterapia.

Top