Vamos a poder

En adelante, la frase ya no ser谩: 鈥溌amos a volver!鈥, sino: 鈥淰amos a poder鈥. Del 茅nfasis bullanguero y facultativo, a la 茅tica de la responsabilidad.

En primer lugar, es dif铆cil predecir c贸mo se va a disparar 鈥渓a realidad鈥. Cuando se trata de totalizar (como en una elecci贸n), 鈥渓a realidad鈥 golpea a uno y exime al otro. Pero es cosa del momento, si el otro conoce el juego. S贸lo los novatos se llevan por delante los cordones de las veredas.

A partir de ahora hay una reyerta de espejos, una espesura de nudos. Por un lado, la manzana del Ed茅n: 鈥淧ol铆ticos: basta de realidades; 隆queremos promesas!鈥. Por el otro, las virtudes de Churchill: 鈥淣o tengo nada m谩s que ofrecer que sangre, esfuerzo, l谩grimas y sudor鈥, lo que era una realidad y al mismo tiempo una promesa: vencer.

Pero aqu铆 no hay Segunda Guerra, y por lo tanto no tendr铆a espacio un Churchill: somos todos argentinos. Ni 鈥淎rgentina Potencia鈥 ni 鈥淎chicar el Estado es agrandar la Naci贸n鈥. Ni lo uno ni lo otro, y ambas cosas, que en alg煤n momento nos hicieron so帽ar con el atajo, nuestra verdadera pasi贸n nacional.

De modo que esa maleza est谩 all铆, y por un tiempo habr谩 que lidiar con ella, explicando por qu茅 no es nuestra responsabilidad, pero al mismo tiempo sin sacar el cuerpo, especialidad en la que los argentinos somos virtuosos.

脡ste es un primer y gran desaf铆o. Cuando Napole贸n fue coronado como Emperador, declar贸: 鈥淟o asumo todo, de Clovis al Comit茅 de Salud P煤blica鈥. As铆, concili贸 tres discursos pol铆ticos, prolongando el poder de Carlomagno, as铆 como la herencia de los Reyes de Francia, sin olvidar los ideales del r茅gimen heredado del 鈥淪iglo de las Luces鈥.

Los recursos energ茅ticos y de resistencia de material para esta tarea son dif铆ciles de imaginar; hablo de aquellos a quienes toque representarnos. Generaci贸n de riqueza para el desarrollo, contenci贸n de la pobreza inaceptable, orden y progresismo, inteligencia y progreso, distribuci贸n igualitaria de las cargas comunes, reparto equitativo del ingreso, seriedad en la vinculaci贸n con el resto de los pa铆ses, determinaci贸n y cuantificaci贸n de las metas鈥 la lista es tan grande cuanto lo son las asignaturas pendientes. Ejemplaridad, sacrificio compartido, claridad en el rumbo de direcci贸n. Vamos a volver; 驴podremos poder?

Lo mejor de cada casa: para un argentino no habr谩 nada mejor que otro argentino, a condici贸n de que est茅 dispuesto a serlo. El dinero en cuentas off shore es peor porque no est谩 invertido productivamente en nuestro suelo, que por el repudio moral que provoca frente a las carencias. El que delinque debe responder ante las instituciones, a condici贸n de que no haya nada que reprocharnos. Basta de ganamos y perdieron: ganamos todos, o perdemos todo. Todo.

El problema real de nuestro pa铆s no es 鈥渓a grieta鈥; es que est谩 agrietado institucionalmente; un problema con una soluci贸n dif铆cil. Si colectivamente no entendemos que el mejor camino es el asfaltado, 驴por qu茅 un colectivo habr铆a de seguirlo? Convencer a la sociedad de que lo correcto es lo ineludible y lo m谩s redituable, es otra manera de hablar de una crisis y de una redenci贸n de un sistema de valores comunitario.

Si hay una historia compartida, si el repertorio de ideas presentes nos representa a la mayor铆a y nos hace disfrutar del tiempo que compartimos, si podemos proyectar esa noci贸n hacia el futuro, habr谩 una Naci贸n. Sin esa noci贸n, habr谩 una confederaci贸n de creencias con un t铆tulo demasiado pomposo (y por ello inexacto): Rep煤blica Argentina. Lo dicho, una cantidad inimaginable de recursos en energ铆a individual y colectiva, y una hom茅rica resistencia en los protagonistas.

Efectivamente, la Patria son los otros; El h茅roe siempre es colectivo. Pero se dice m谩s f谩cil de lo que se piensa y se piensa m谩s f谩cil de lo necesario para hacerlo. La voluntad conjugada con pretensi贸n de que sea compartida, es convencer para vencer.

Nada de lo que viene ser谩 f谩cil. Nada para patrullas perdidas. Nada para inspirados por el instante. Nada sin sacrificio previo. Nada que llueva del cielo. Nada para confiar en las manos del 鈥渙jal谩鈥, sino en las de 鈥渉oy es siempre, todav铆a鈥. Nada furioso, nada intemperante o intempestivo. Nada para la casualidad, nada para el azar. Estar donde tenemos que estar, y dar la talla. 隆Tanto tiempo esper谩ndonos!

Lo dem谩s son herramientas. De las que abundan. De las que se buscan con alegr铆a y deben encontrarse con seriedad. Siempre que sea para depositarlas en las manos adecuadas.

Por聽Rafael Bielsa 鈥 P谩gina/12

Top