Afirman que el sexo con medias mejora el orgasmo

Según investigaciones recientes, tener los pies cubiertos a la hora de hacer el amor es el secreto del máximo placer. Es lo menos, pero…

Un equipo de investigadores suizos publicado en la revista Nature mostró beneficios en la peor pesadilla estética si de intimidad se habla: que el uso de medias en la cama no sólo ayuda a la buena calidad de sueño, sino que también mejora nuestra vida sexual.
El trabajo, citado por el diario español El Mundo posee una explicación es sencilla: que para alcanzar el orgasmo es imprescindible estar relajado físicamente y sentirse completamente cómodo. Por ende, en tiempo de frío, los zoquetes son imprescindibles para lograr este estado.Otro estudio de la Universidad de Groningen ya había comprobado que dejarse puestas las medias durante el coito incrementa sustancialmente las posibilidades de llegar al clímax. Tras analizar la calidad de los encuentros sexuales de un grupo de parejas, se constató que, mientras que el porcentaje de duplas que alcanzaban regularmente el éxtasis sin cubrir sus pies se situaba en el 50%, el de quienes se lo dejaban puestos ascendía hasta el 80%.Una de las conclusiones más llamativas a las que llegaron estos neurocientíficos holandeses es que, en términos de placer, son ellas las que reportan una mayor diferencia entre mantener relaciones con y sin medias. Según pudieron observar, cuando las féminas tienen los pies calientes, la amígdala y la corteza prefrontal -zonas responsables de controlar el miedo o la alerta ante el peligro- se calman, propiciando así la llegada al orgasmo.

En síntesis, según la ciencia, el frío es el mayor enemigo del placer. De hecho, existe un principio médico básico que dice que cuando la temperatura corporal se reduce, el flujo sanguíneo disminuye. Y cuando el descenso es acusado, los vasos sanguíneos se estrechan impidiendo la correcta irrigación de algunas zonas del cuerpo como los genitales.

Gert Holstege, líder del trabajo, sostuvo entonces que cuando nuestros pies se encuentran a una temperatura cálida “mantenemos la autorregulación de nuestro cuerpo y, de este modo, la sangre irriga de manera directa al clítoris y los genitales masculinos”.

Dado que es el cerebro el que, cuando comienza la excitación, se encarga de enviar sangre a los órganos sexuales, si este no está al 100% en lo que debe de estar durante el acto sexual, preocupándose, por ejemplo, de la temperatura de los pies, las opciones de disfrutar de relaciones sexuales plenas menguan significativamente. Por ende, en invierno, no queda otra que ponerse medias para disfrutar mejor.

Compartir
Top