Así fue el final de Mi hermano es un clon

La última escena de la tira de El Trece protagonizada por Nicolás Cabré, Gimena Accardi y Flor Vigna dejó una gran incógnita.

Amor, aventuras, momentos de tensión, casamientos y doble embarazo. El final de Mi hermano es un clon tuvo los condimentos para que los fanáticos que siguieron la ficción de eltrece desde el primer día vivan un último capítulo a pura emoción.

Lara (Gimena Accardi) y Mateo (Nicolás Cabré) decidieron consolidar su amor y casarse, tras algunos inconvenientes que lograron retrasr al novio a su día más especial. Esta historia de amor quedó coronada con el embarazo de gemelos y una novela en proceso que prepara el orgulloso papá.

Por su parte, Ámbar (Flor Vigna) consiguió recibirse de médica y Renzo (Cabré), para premiar su esfuerzo, le regaló un crucero por Grecia. Además, le propuso agrandar la familia: “A lo mejor suena raro pero ahora que tengo sobrinos y lo veo a Mateo tan contento, estaba pensando que a lo mejor podemos aprovechar este viaje para que busquemos un hijo“. Emocionada, su pareja aceptó sin dudarlo: “¡Me encantaría!

Un tiempo después, Ámbar quedó embarazada y espera feliz la llegada de mellizas. Por último, mientras Mateo se dedicaba a plasmar en papel toda la historia de los hermanos Figueroa, Renzo descubrió la existencia de un nuevo clon en Canadá, que les genera un interrogante: ¿hasta donde habrá llegado su abuelo con el experimento de la clonación?

¡Reviví el final de Mi hermano es un clon!

Top