Preocupación en Francia por la muerte de otro jugador de rugby

El deceso ocurrió en un hospital, a donde fue trasladado el joven estudiante que se sintió mal y perdió el conocimiento tras recibir un ‘tackle’ de un rival.

El rugby francés quedó nuevamente conmocionado por la muerte el pasado domingo de un joven deportista, un estudiante de 23 años, que se convirtió en el cuarto fallecido en los últimos ocho meses.

El trágico suceso ocurrió el domingo por la mañana en un hospital de Dijon, adonde fue trasladado el joven estudiante de quinto año de una escuela de ingeniería que se sintió mal yperdió el conocimiento tras recibir un tackle de un rival, informa la agencia internacional AFP.

Nathan Soyeux, que no tenía licencia de la Federación Francesa de Rugby (FFR), formó parte en un torneo entre escuelas de ingenieros y durante un partido recibió un fuerte tackle de un rival, que lo dejó tumbado en el piso. 

Tras esa acción, el jugador comenzó a vomitar y perdió el conocimiento más tarde, por lo que fue trasladado al hospital de Dijon, en el que los médicos le indujeron al estado de coma farmacológico durante diez días.

Pasado ese tiempo, el joven no solo no despertó sino que su estado se fue degradando hasta fallecer el domingo.

Es el cuarto practicante de rugby que fallece en Francia en los últimos ocho meses por acciones ocurridas durante los partidos, lo que ha fomentado el debate sobre la violencia en este deporte y las medidas a tomar para reducir las lesiones.

Antecedentes fatales.  El 12 de diciembre, Nicolas Chauvin, un jugador de 18 años de Stade Français’s Espoirs, había muerto después de un doble tackle unos días antes. Antes de él, otros dos jóvenes murieron en 2018 después de alguna acción del juego: el amateur Adrien Descrulhes (17 años), el 20 de mayo, y el profesional Louis Fajfrowski (21 años), el 10 de agosto.

Top