El consuelo de la justicia independiente Por Jorge Asís

La vara de la transparencia es un barrilete que se emancipó. Por perversidad o incompetencia.

El consuelo de la justicia independiente

De pronto, la “justicia independiente” emerge como un magnífico consuelo espiritual.
Desde la justicia, durante el Tercer Gobierno Radical, se castigaron los pecados desprolijos del adversario kirchnerista. Ahora se castiga también a pecadores propios.
La prueba es contundente e inflama de orgullo a los columnistas que defienden el “espacio”.
“Ningún kirchnerista ya puede decir que aquí hubo una actitud persecutoria”.
Porque se enloda también a la cultura próxima al apellido del gobierno. Se indaga, se procesa a empresarios que pusieron bastante moral para la campaña.
Abundan los lamentos borincanos entre los profesionales de las iniciativas. Los que ayudaron con espiritualidades para que el TGR pueda cambiar.
Para encanar, con el cambio, a los que pusieron. Y lamentan: “son garcas”.

La vara de la transparencia

“No conforme con el primo, se lo cita también al padre y al hermano del Presidente”.
El viejo Franco, el Macri que realmente vale, está infortunadamente casi fuera de juego.
Gian Franco es el fratello que debió hacerse cargo de las Sociedades Macri. SOCMA. Con la colaboración del leal Leonardo (Mafioli).
El otro fratello, Mariano, hasta el cierre del despacho zafa. Aunque tampoco disfruta del aprecio frontal del Señor Presidente.
Se tolera, acaso silenciosamente se celebra, el enchastre de los saldos de familia del líder del TGR.
Entonces nadie tiene derecho a sorprenderse si dos fiscales solicitan la prisión preventiva de Paolo Rocca, El Cientista, procesado titular del grupo empresario con más proyecciones.
El consuelo de la justicia independiente

El Cientista integra, para la jerga de la justicia independiente, la asociación ilícita que dirige La Doctora. Como la integra también Luis Betnaza, El Protector, colaborador fundamental, al que le despojaron hasta la visa sublime para ingresar en Estados Unidos, tierra de promisión.
O se procesa, por otra alcahuetería, a don Jorge Brito, el poderoso del grupo emblemático que supo multiplicar sucursales bancarias por la totalidad del país.
La escritura precaria, elaborada en los cuadernos desaparecidos del remisero de la fortuna (después del minucioso sembrado informativo) generó detenciones severas, desprestigios ingratos.
Despertaron en Claudio Uberti, El Omitido desde Antonini, la peligrosa locuacidad del encono postergado.
Del mismo modo, el testaferro caído en desgracia, de la magnitud ética de Vanderbroele, Héroe The Old Fund, pudo producir algún alboroto financiero.
El macrismo logró instalar la vara de la transparencia en lo más alto. Superó los previsibles límites astrales.
La vara de la transparencia se transformó en el barrilete que de pronto se les emancipó.
Sin conducción, sin control. A través del barrilete emancipado, la justicia federal se hizo un festín lícito entre las nubes. Una orgía con canilla libre para cargarse trayectorias y prestigios de poderosos que dejaban de serlo. Sus empresas dejaban de valer. A partir de alguna mera citación. Como la enviada a Eduardo Eurnekian, El Tío.
“Eurnekian uno de los que más ayudó para que yo esté aquí” dijo alguna vez el Ángel, en la Rosada.
Valoración que contrasta con el deseo incumplido de quitarle los aeropuertos.

Tres interpretaciones

El consuelo de la justicia independiente

Los periodistas que defienden el TGR tienen mayor convicción que los ministros. Para ellos, hoy se registra un ostensible adelanto cultural.
Síntoma de la superior madurez de la sociedad, alcanzada durante el macrismo.
“Es la muestra clara de la vigencia de una auténtica separación de poderes”, reflexionó el comunicador alfa, de la primera línea de crédito.
Es el magnífico consuelo que brinda la justicia independiente. El barrilete emancipado.
Otros canallas trafican un nivel de interpretación menos romántico.
No creen, en principio, que la carencia de control del barrilete constituya ningún adelanto democrático. Con cierto rigor, perciben el efecto como una catástrofe. El suicidio económico del país estancado.
Derivaciones de la impotencia, que contiene el formato de la mala praxis. Ritual celta que concluye en la incompetencia total.
Pueden rastrearse tres interpretaciones distintas que se interrelacionan. La más usual es la fatigada por los comunicadores de la casa, transformados en unipersonales “6, 7, 8“ del Tercer Gobierno Radical.
Se amparan en el consuelo de la justicia independiente, con el infantilismo que cautiva. Mientras incorporan dolorosas grageas que tienden a liberar al Señor Presidente de las culpas familiares.
Porque es un Macri pero es un Macri distinto. Les cuesta resultar convincentes. Limitar el alcance de la biología.
Las otras dos interpretaciones resultan inquietantes.
El consuelo de la justicia independiente

O se trata de un perverso, de una mala persona, o de un estadista escasamente perspicaz que subyace en la irrelevancia.
La teoría que alude al ser perverso sitúa al Ángel en una postura infinitamente atractiva, de explotable dimensión literaria.
Significa que el Ángel Exterminador está decidido a exterminar a todos aquellos que le fueron, en algún momento, hostiles.
Que lo negaron, lo ningunearon, lo hicieron sentir un pobre tipo. O se interpusieron en su camino.
Sean italianos superiores, genoveses altivos, que lo hicieron sentir el hijo del calabrés ancestral, indigno de compartir el mismo club.
O se trata de alguien que tal vez estalló en carcajadas cuando fueron a pedirle el uno por ciento del patrimonio. Cuando no quisieron comprarle barato el proyecto de poder. Mientras estaba de saldo, pero en ascenso estratégico.
No merecía una respuesta como la de Ergueta a Erdossain, en la novela densa de Roberto Arlt. “Rajá, turrito, rajá”.
Tesis que resulta efectiva para desarrollar en una pieza teatral, que acepta el formato operístico. Para un barítono vernáculo que sepa representar el rol del desesperado que logra, desde el poder, saciar la sed social de venganza.
La última tesis es indeseable. Inexplotable hasta para la mala literatura. Alude a la incapacidad de gestar, desde el TGR, un sistema eficaz de intermediación con los jueces. Que permita evitar la emancipación del barrilete.
Alude a la inutilidad, en términos de resultados, de las reuniones esotéricas de su “mesa judicial”. Con los improvisados que se suponen en condiciones de hablar con la secretaria de algún juez.
El consuelo de la justicia independiente

Son privilegiados del TGR que se enteran, de los procesamientos o sentencias, a través de los textos del Centro de Información Judicial. El CyJ de María.
Nada puede hacer con su rudeza el fiel Torello, o el cervantino Pepín, escapado de las “novelas ejemplares”. Y menos aún el venerable ministro peruano, para recuperar el control del barrilete que se les emancipó. Por consecuencias involuntarias de la vara alta de la transparencia. Aunque les queda el triste consuelo de tener la justicia independiente, para el circo de los comunicadores conformistas que celebran con énfasis los cambios que no existen.

Top