Yemen, donde habita el real infierno para todos los niños

Unicef sigue con sus denuncias sobre la tragedia que viven los niños en Yemen

Yemen hoy es un infierno en la tierra para los niños, es un infierno para cada chica y cada chico de Yemen”, dijo Unicef en un comunicado firmado por el director para Medio Oriente y el norte de Africa, Geert Cappelaere.

En Yemen, agregó Unicef, hoy cada diez minutos muere un niño por enfermedades que se pueden prevenir con facilidad. Alrededor de 1,8 millones de niños sufren desnutrición aguda y de ellos unos 400.000 corren el riesgo de morir. Además, 30.000 niños menores de cinco años mueren cada año por enfermedades que tienen como motivo agregado la desnutrición.

Adiós a Amal Hussain

Con apenas siete años de edad falleció Amal Hussain, convertida a pesar suyo en un símbolo de los sufrimientos propiciados por la guerra entre la población de Yemen. Así lo informó el New York Times, que la hizo conocida con una foto publicada la semana pasada que la mostraba casi hecha un esqueleto por la desnutrición, sobre una cama de hospital en el norte del país, con la cabeza reclinada a un lado y una expresión de resignación desesperanzada en la mirada.

“Mi corazón está roto. Amal sonreía siempre. Ahora estoy preocupada por mis otros hijos”, dijo llorando al NYT su madre, Mariam Ali. Los duros costos humanos de la guerra conducida por la coalición bajo mando de Arabia Saudita en Yemen, recordó el diario estadounidense, volvieron al centro de la atención mundial luego del asesinato del periodista disidente Jamal Khashiggi en el consulado saudita en Estambul, Turquía, el pasado 2 de octubre.

Desde entonces, Estados Unidos y Reino Unido, los mayores proveedores de armas a Riad, pidieron un cese del fuego en Yemen. “Amal murió de hambre. Tenía 7 años. De ella nos queda solo una foto inmortalizada por el Premio Pulitzer Tyler Hicks. Una foto que conmovió al mundo entero, pero que, como sucede con frecuencia, no produjo ningún cambio en su vida y en la de más de 11 millones de niños yemenitas que necesitan de asistencia humanitaria inmediata”, declaró Andrea Iacomini, vocero de Unicef Italia.

“Como Amal más de 400.000 niños sufren desnutrición aguda grave y corren riesgo de morir. En Yemen continúan siendo bombardeados escuelas y hospitales, comunidades enteras permanecen aisladas y asediadas sin acceso a agua potable ni comida. Se perfila una enésima masacre de niños inocentes a causa de esta catástrofe humanitaria”, agregó Iacomini.

Top