De la Sota, desde Córdoba se convirtió en un hombre fuerte del peronismo

Desde su Córdoba natal, Juan Manuel De la Sota se erigió en uno de los dirigentes que impulsó la “Renovación peronista” luego de la derrota del partido a manos de Raúl Alfonsín, allá por 1983 en los albores de la recuperada democracia.

Tras la victoria de Alfonsín, los mariscales de la derrota peronista continuaron manejando los destinos del partido, pero en abril de 1984 surgió una línea interna que comenzó a plantear la necesidad de renovar al PJ para plantear una opción radicalismo.

Las primeras acciones de aquella renovación surgieron en la provincia de Buenos Aires, aunque rápidamente encontraron correlato en distintos dirigentes del interior profundo que apostaban por volver a darle al peronismo un lugar protagónico a nivel nacional y evitar la temida desintegración del justicialismo.

La “Renovación peronista” fue encabezada por Antonio Cafiero, Carlos Menem y Carlos Grosso, a los que se sumó desde Córdoba, Juan Manuel De la Sota. Fue en 1987, que el entonces interventor del Partido Justicialista de Córdoba, Julio Mera Figueroa, convocó a elecciones internas para la nominación de candidato a gobernador, vicegobernador e intendente de la ciudad de Córdoba y para la normalización del partido. Para el 6 de septiembre de ese año estaban previstas las elecciones para la gobernación de la provincia, la municipalidad y la renovación de la Cámara de Diputados de la nación y de la provincia.

Entonces, el 29 de marzo de 1987 se presentaron tres listas: el Peronismo Renovador, con José Manuel de la Sota, Enrique Gastaldi y Miguel Balestrini como candidatos a gobernador, vice e intendente, respectivamente; Tercera Posición: con César Albrisi, Esteban Llamosas y Hugo Lafranconi; y Reconstrucción Peronista, lista que sólo presentó candidato a intendente, Carlos Risso. Los resultados de las elecciones internas consagraron el liderazgo de De la Sota, dado que el Peronismo Renovador obtuvo el 86,98% de los votos para el candidato a gobernador y el 82,35% para el candidato a intendente. Sin embargo, para llegar a la gobernación de Córdoba iba a tener que esperar más de 10 años.

Abogado de profesión, a principios de los ’70 De la Sota dio sus primeros pasos en la política como secretario administrativo del Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba. Si embargo, el gran salto fue en junio de 1999 cuando se consagró como gobernador de la provincia de Córdoba, cargo que renovó en 2003 para completar dos mandatos consecutivos en 2007. Luego de alternar con su compañero Juan Schiaretti, volvió para la gobernación para el periodo 2011-2015. Además, De la Sota fue también diputado Nacional por Córdoba, Embajador en Brasil, Senador Nacional por Córdoba.

Por estos tiempos, De la Sota se mostraba como uno de los dirigentes peronistas que buscaba alternativas fiables para consolidar una alternativa electoral al Mauricio Macri de cara a las elecciones de 2019. Para eso apostaba por un peronismo “racional”, mientras se definía un candidato, aunque nunca dejó en claro si él mismo pelearía por la Presidencia en los comicios del año próximo.

http://wpc.72c72.betacdn.net/8072C72/lvi-images/sites/default/files/file_attachments/nota_periodistica/cafiero-delasota-afiche.jpg

Fuente: Ambito

Top